Los Mercados de Derivados Financieros, sean Regulados, es decir, que cuentan con una arena física donde se lleve a cabo el intercambio de los Contratos de referencia o bien se trate de los denominados Over the Counter –OTC- mismos que no cuentan con una arena física para el ejercicio de sus funciones, toda vez que son llevados a cabo de forma electrónica, nos ofrecen una serie de instrumentos creados para disminuir el riesgo generado por las permanentes fluctuaciones de los precios internacionales que afectan el valor real de los activos de una compañía o de un individuo. Estos Mercados existen en diversos países tales como Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Holanda, Singapur y recientemente en México, denominándolo MexDer.

Sin duda el Mercado más representativo por su volumen de operación, regulación, supervisión y antigüedad es el norteamericano. A éste acuden miles de compañías e inversionistas de todo el mundo para satisfacer sus necesidades de Cobertura o “Hedging”. No obstante lo anterior, es oportuno destacar que el Mercado de Londres representa una alternativa de diversificación y cobertura financiera considerablemente competitiva mediante los denominados Certificate for Difference -CFD´s- y/o Financial Spread Trading, siendo éste último el precursor de las denominadas Opciones Binarias. Mercados mediante los cuales es posible negociar diferentes instrumentos financieros como las Acciones, Índices, Divisas y/o Commodities, entre otros valores subyacentes, limitando el riesgo asociado a este tipo de operaciones al depósito en garantía –equivalente a la prima para el caso de las Opciones- por Contrato a negociar entre otras ventajas comparativas.

Y es precisamente en estos Mercados donde .:FX Global Management:. actúa y propone a sus inversionistas asociados llevar a cabo sus estrategias de diversificación y cobertura financiera, toda vez que para aquellos inversionistas que tienen activos en México, la necesidad de cobertura ante las fluctuaciones del Tipo de Cambio, por ejemplo, peso/dólar es evidente.

En este sentido, si el peso mexicano pierde valor frente al dólar americano en el periodo en el que un inversionista está en posesión de un activo denominado en pesos, auxiliar la administración de sus recursos mediante estos Mercados le puede generar una ganancia similar a la pérdida relativa en dólares que haya tenido su Capital básico invertido en pesos, de esta forma, el inversionista habrá logrado una cobertura financiera.

Destacando que las coberturas financieras son aplicables para todo aquel vinculado con el Comercio y Negocios Internacionales independientemente que se trate de Importadores o Exportadores, Sector Productivo o Comercial, tal y como a continuación se describe.

Importaciones: Una empresa que importa a México con regularidad tiene una serie de pagos programados a lo largo del año sobre la mercancía que va recibiendo de sus proveedores extranjeros. La mercancía que recibe del exterior va siendo colocada en el mercado nacional con créditos a clientes en pesos que posteriormente tendrán que convertirse para pagar al proveedor en dólares americanos, euros o yen japonés. En estos casos la cobertura financiera o cambiaria es indispensable toda vez que; a) Permite al importador determinar el Tipo de Cambio que usará para cumplir con sus compromisos ante proveedores extranjeros en los meses venideros. b) Podrá no solo disminuir el riesgo cambiario sino determinar en el presente el costo de la porción importada de su producto final al conocer a qué Tipo de Cambio lo pagará. c) Le permitirá, ante una pérdida de poder adquisitivo del peso, seguir vendiendo a los mismos precios fijados desde el principio pues mediante la cobertura financiera se generará la diferencia en el Tipo de Cambio.

Exportaciones: Una empresa que exporta productos primarios tales como maíz, trigo, soya, carne de res en canal, carne de res en pie, leche, azúcar, café, etc. Prepara por un tiempo el producto que va a exportar en el futuro. Hoy, mientras produce, los precios pueden ser favorables pero no necesariamente lo serán al momento en el que la producción esté lista y se pueda vender al cliente extranjero. Esto implica el riesgo de que los precios internacionales bajen en el futuro y castiguen las ganancias previstas y necesarias para mantener la producción.

Los Mercados de Derivados Financieros –Regulados/OTC- nacieron precisamente a la luz de esta problemática, de modo que productores y compradores pudiesen disminuir la incertidumbre generada por la volatilidad de los Mercados. Vender una cantidad predeterminada de un producto a futuro a un precio establecido en el presente elimina la incertidumbre y permite una planeación racional de la producción y la exportación. Esto es, también, cobertura financiera.

Un plan cuidadosamente diseñado permite a un productor – exportador; a) Planear el valor de su producción en el presente. b) Vender su producción anticipadamente determinando el precio a un cliente en el presente, por ejemplo en dólares y c) Ser elegible a la contratación de créditos internacionales sobre la producción venidera.

No obstante una estrategia de diversificación o cobertura financiera lleva implícitas las relaciones “Costo-Beneficio” y “Riesgo-Recompensa”, puede representar una ventaja competitiva para un inversionista sofisticado, toda vez que le permitirá beneficiarse de las fluctuaciones de corto plazo de las cotizaciones de los diferentes instrumentos financieros, razón por la cual solo debe ser destinado a este tipo de Mercados Capital de Riesgo con la finalidad de optimizar el manejo de los recursos, preservar el poder adquisitivo y/o establecer en el presente los precios a los que serán negociadas determinadas mercaderías y/o Tipos de Cambio en el futuro independientemente de las cotizaciones de los valores subyacentes de referencia y no así como vehículo de inversión de Capital Patrimonial.

Por lo que es indispensable que todo aquel interesado en incursionar en este tipo de Mercados, conozca los pormenores de los mismos destacando las relaciones “Costo-Beneficio” y “Riesgo-Recompensa” y “Sí y Solo Sí” su restricción presupuestaria y tolerancia al riesgo se lo permiten proceder en consecuencia, consciente de que se trata de Mercados Financieros Internacionales que podrían no estar regulados en su lugar de origen, por lo que deberá sujetarse a la normatividad aplicable a dichos Mercados, así como dar oportuno cumplimiento a cualquier ley o regulación doméstica a la cual esté sujeto.

Tan importante como lo anterior, deberá entender y aceptar que se trata de Mercados de Renta Variable cuyo nivel de riesgo es considerablemente mayor al de los instrumentos de inversión tradicionales como los instrumentos de Renta Fija o Deuda –Soberana, Corporativa o Bancaria-, Acciones o Sociedades de Inversión, derivado del Apalancamiento Financiero o Leverage que los caracteriza, mismo que ante condiciones adversas del Mercado podría resultar en la pérdida parcial o total de los fondos destinados a la negociación dentro de estos Mercados, razón por la cual solo deberá ser destinado a este tipo de operaciones aquel porcentaje de Capital que no ponga en riesgo la estabilidad económica, financiera o moral del inversionista.

Para mayor referencia relacionada con los Mercados de Derivados –Regulados/OTC- , consultar “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” 2da Edición, Ediciones Fiscales ISEF, S.A. Material del cual ha sido tomado el presente extracto con autorización de su autor; José Luis Lecona Roldán

.