La entrada en vigor del T-MEC en sustitución del TLCAN el pasado 1° de Julio (2020), pone de manifiesto que no hay plazo que no se cumpla.

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

Founding & Managing Partner of FX Global Management LLC 

Investment Club Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC- Socio Fundador de FX Global Management México, S.C. Firma de Asesoría, Consultoría y Capacitación Empresarial Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición- Coautor del libro “Inteligencia Competitiva; Práctica y Aplicada” 

Resumen Semanal de Mercados del 6 al 10 de Julio 2020

Muchas y muy variadas son las opiniones respecto a la pertinencia que ha tenido la reunión entre los mandatarios de los Estados Unidos y México Donald J. Trump y Andrés Manuel López Obrador –respectivamente- el pasado miércoles 8 de Julio en Washington, DC, con motivo de la entrada en vigor del T-MEC en sustitución del TLCAN, no obstante lo anterior y conscientes de la diversidad de opiniones, las filias y las fobias de cada cual en ambos lados de la frontera común entre ambos países, es preciso considerar que una vez consumado el evento ha llegado el momento de pasar de los actos protocolarios a la generación de resultados, lo cual también es oportuno destacar, es una tarea que corresponde llevar a cabo a todos y cada uno de los agentes económicos involucrados, poniendo de manifiesto –ahora más que nunca- la importancia del trabajo colaborativo entre gobierno, iniciativa privada (IP) y la sociedad en su conjunto, pues recordemos que si bien es competencia del gobierno sentar las bases para propiciar la reactivación del dinamismo económico-comercial, también es cierto que corresponde a la IP y sociedad hacer lo propio para adaptar su cultura organizacional a las condiciones actuales del entorno, incluido el aspecto relacionado con las restricciones derivadas de la contingencia epidemiológica producto del Covid-19 o Coronavirus.

 

¿Es suficiente la entrada en vigor del T-MEC para reactivar el dinamismo económico-comercial de México?

 

Con base en lo anterior, es preciso tener presente que si bien la entrada en vigor del T-MEC representa una ventaja comparativa para las empresas de los países miembro, lo cierto es que no es suficiente para reactivar el dinamismo económico-comercial de México, pues para ello es preciso recuperar la confianza del público inversionista tanto institucional como individual, nacional y extranjero, tan importante como lo anterior, es que las empresas relacionadas de forma directa o indirecta con el Comercio y Negocios Internacionales, particularmente las PYMES, hagan lo propio para integrarse a las cadenas de valor de manera eficaz y eficiente, lo cual requiere adaptación al cambio, partiendo de la premisa –como hemos referido con anterioridad- que lo importante no es el protagonismo sino el oportuno cumplimiento de los objetivos organizacionales, máxime ante una economía globalizada en la que no compite más una organización de forma aislada frente a otra sino una cadena de valor frente a otra, lo que demuestra que hemos pasado de un mundo de vendedores a un mundo de compradores, poniendo de manifiesto que en la actualidad ninguna organización puede asumirse como la última bebida refrescante disponible en el estadio.

No es momento de preocuparse, sino de ocuparse…

 

En este contexto, lo procedente es separar lo deseable de lo posible y por impopular que parezca, dejar de preocuparnos por aquello que esté fuera de nuestro alcance -como la falta de asertividad en la toma de decisiones del gobierno- y ocuparnos de aquello que si está a nuestro alcance -como la optimización del manejo de los recursos disponibles-, empezando por identificar nuestras áreas de fortaleza y áreas de oportunidad, haciendo de estas últimas un área de fortaleza que nos permita sumar valor a las cadenas de valor mediante la integración entre pares para aprovechar las ventajas comparativas de cada cual, asumiendo que cada uno de los integrados es un aliado estratégico y no un competidor, por lo que será necesario que cada una de las partes cumpla en tiempo y forma con las asignaturas que le correspondan a fin de conseguir el objetivo organizacional que al final del día es el que beneficiará a cada uno de los integrantes de la cadena de valor.

 

Debe aprovecharse la vocación productiva regional para generar ventajas competitivas sostenibles.

 

Con este escenario en mente, es necesario que el desarrollo esté sustentado en estrategias que permitan aprovechar de manera equilibrada las vocaciones productivas de las diferentes regiones del país, con el propósito de generar ventajas competitivas sostenibles, también entendidas como una forma de organización interempresarial que permita constituir estrategias eficaces para organizar y priorizar los factores de producción, desarrollar actividades complementarias o de soporte y, lo más importante, realizar una planeación estratégica regional de mediano y largo plazo en donde se involucren a todos los agentes económicos, lo cual implica adoptar alternativas de cooperación empresarial para estar en condición de hacer frente a los retos y desafíos propios de la globalización y con ello fortalecer la articulación productiva de las PYMES al producir y comercializar sus productos y/o servicios en mercados de alta competitividad.

 

¿Cuáles son los elementos para conseguir una integración exitosa?

 

Desde luego, para conseguir una integración exitosa es necesario que la iniciativa sea innovadora y cuente con un potencial de mercado favorecido por las condiciones generales del entorno, considerando para tal efecto que dichas condiciones no se refieren a los tiempos de vacas gordas o abundancia, sino a la pertinencia de la propuesta de valor entendida como la satisfacción de las necesidades de los consumidores, siendo necesario constituir entre los integrados una plataforma de servicios profesionales para establecer los mecanismos de filtración de proyectos susceptibles de consideración, al tiempo que se facilita el acceso a las fuentes de financiamiento correspondientes para el fortalecimiento de la planta productiva mediante el óptimo manejo de los recursos al ser canalizados al financiamiento de proyectos productivos sean del sector industrial o agroindustrial, comercial o servicios, toda vez que estos muestren alto potencial de crecimiento e incluyan alto valor agregado, acceso a mercados internacionales, permitan la explotación comercial de la tecnología y/o innovación y sobre todo, representen alto impacto a las cadenas productivas al generar un mayor flujo de oportunidades acorde con los estándares de cada industria, al tiempo que disminuyen los costos de transacción y facilitan el acceso a programas de garantías favoreciendo en consecuencia el establecimiento de relaciones comerciales de largo plazo que detonen el crecimiento económico y desarrollo regional.

 

¿Qué importancia tiene la administración de riesgos?

Tan importante como lo anterior es la administración de los riesgos asociados a nuestra actividad preponderante como los imputables a las fluctuaciones del Tipo de Cambio por las implicaciones que tienen sobre la paridad del poder adquisitivo, pues recordemos que si necesitamos importar los insumos para la transformación de nuestros productos finales y/o pagar en divisa extranjera por un determinado servicio, deberemos establecer en el presente el Tipo de Cambio al que estaremos negociando en el futuro independientemente de la paridad cambiaria del par de divisas de nuestro interés para evitar trasladar el deslizamiento cambiario a nuestros precios de venta al público, lo cual en sí mismo representa una ventaja comparativa, ejercicio que podemos llevar a cabo de forma individual si nuestra restricción presupuestaria lo permite o de forma colectiva –por ejemplo- a través de un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con nuestros intereses consideremos pertinente.

¿Cómo cerró la semana el par de divisas USD/MXN?

 

En función de lo anterior, es oportuno destacar que la paridad del par de divisas compuesto por el Dólar Americano vs; Peso Mexicano (USD/MXN) se mantuvo dentro de un canal lateral –Flat- a lo largo de la semana comprendida entre el 6 y el 10 de Julio, cerrando la jornada del viernes en torno a 22.44 Pesos por Dólar en el Mercado Spot, nivel ligeramente superior al cierre de la semana pasada, por lo que el escenario descrito en nuestro Resumen Semanal de Mercados previo en el que advertimos una posible recuperación del Peso frente al Dólar a niveles iguales o menores a 22.00 Pesos por Dólar permanecerá vigente en tanto el Soporte ubicado en 22.30 Pesos por Dólar sea penetrado de forma sostenida, caso contrario podríamos ver un cambio de tendencia así sea de corto plazo que llevara la cotización a niveles iguales o mayores a 23.20 Pesos por Dólar, por lo que será necesario monitorear el sentimiento del Mercado para proceder en consecuencia con el diseño y administración de nuestras estrategias de inversión, diversificación y cobertura financiera acorde con la rotación del dinero.

USD/MXN (US Dollar vs; Mexican Peso Spot) Daily Chart 1 Year Fuente: TD Ameritrade

¿Qué podemos concluir?

Como podemos advertir, el riesgo no es el enemigo público a condenar, sino la constante que debemos aprender a administrar, por lo que es importante fomentar una objetiva y responsable participación en el Capital de Riesgo propio de todo proyecto productivo para contribuir con el crecimiento económico y desarrollo regional, al tiempo que se revierte la perversa tendencia de privatizar las ganancias y socializar las pérdidas, por una visión que permita legalmente socializar las ganancias y privatizar las perdidas sin que estas pongan en riesgo la estabilidad de las organizaciones, lo cual es objetivamente posible mediante la figura de Empresa Integradora.

Agradecemos la Image by OpenClipart-Vectors from Pixabay