LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

Founding & Managing Partner of FX Global Management LLC 

Investment Club Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC- Socio Fundador de FX Global Management México, S.C. Firma de Asesoría, Consultoría y Capacitación Empresarial Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición- Coautor del libro “Inteligencia Competitiva; Práctica y Aplicada” 

Resumen Semanal de Mercados del 15 al 19 de Junio 2020

Durante las últimas entregas de nuestro Resumen Semanal de Mercados hemos hablado acerca de la importancia que tiene el trabajo colaborativo mediante equipos de tele-trabajo multiculturales, multifuncionales, autoadministrados enfocados a los resultados para superar la crisis económica derivada de la contingencia epidemiológica producto del Covid-19 o Coronavirus, lo cual requiere pasar de la solidaridad espontánea al involucramiento participativo, particularmente ahora que se está buscando reactivar el dinamismo económico-comercial tanto local como regional y desde luego mundial, poniendo de manifiesto la importancia de vincular a los agentes económicos con excedentes de capital en busca de rendimientos con los agentes económicos en busca de fuentes de financiamiento competitivas para la puesta en marcha y/o consolidación de sus respectivas unidades de negocio, no obstante lo anterior, para cumplir dicho propósito es necesario conocer las condiciones particulares de nuestro entorno para estar en condición de tropicalizar las alternativas de solución acorde con las circunstancias, caso contrario no habrá recursos económicos y financieros suficientes para satisfacer las ilimitadas necesidades de financiamiento de las diferentes unidades de negocio y aun cuando los hubiera, podrían no ser aprovechados de la mejor manera posible, pues recordemos que la creatividad sin asertividad es como la pólvora encendida por accidente, toda vez que hacerlo de forma desordenada puede traer como resultado más afectaciones que beneficios a la sociedad en su conjunto.

Considerando los efectos derivados del COVID-19; ¿Cómo se pueden ver afectados los Objetivos de Desarrollo Sostenible a los que hace referencia el Banco Interamericano de Desarrollo?

Para poner en contexto lo anterior, nos remitiremos a la definición de desarrollo sostenible y las alianzas estratégicas que tanto, funcionarios públicos como otros actores, pueden desarrollar para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los que hace referencia el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), definición que establece como desarrollo aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades, misma que es considerada como un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad, lo cual conlleva un espíritu de colaboración para movilizar recursos e impulsar proyectos sostenibles que propicien el crecimiento y desarrollo de los países con el fin de mejorar la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras.

¿Qué dimensiones abarcan los ODS?

En este contexto, los ODS implican fundamentalmente a) desarrollo económico, b) inclusión social y c) sostenibilidad ambiental, lo cual supone que dichas dimensiones deben estar conectadas entre sí, ejemplo de lo anterior puede ser una estrategia de seguridad alimentaria que atienda las necesidades particulares de aquellos afectados por la pobreza extrema sea en áreas rurales o urbanas mediante estrategias sustentables y sostenibles, es decir, que preserven el medio ambiente al tiempo y que sean autofinanciables, lo cual requiere la colaboración interdisciplinaria de todos los sectores del desarrollo para la puesta en marcha y/o consolidación de proyectos productivos que si bien apoyen a la base de la pirámide, no se conviertan en programas asistencialistas, sino en una alternativa de solución integral al permitir al segmento de la población objetivo insertarse a la actividad productiva, ser justa, digna y oportunamente remunerados y por añadidura satisfacer sus necesidades en lo sucesivo, lo cual no significa que los programas sociales del gobierno y la filantropía deban suprimirse, es simplemente cuestión de entender que no hay manera probable de satisfacer las ilimitadas necesidades de la sociedad en su conjunto con los limitados recursos disponibles, máxime ante la eventual caída de los ingresos tributarios derivado del cierre de un considerable número de unidades de negocio y/o plantas productivas como resultado de la contracción del dinamismo económico-comercial producto del Covid-19, mismas que a su vez pueden verse limitadas y en algunos casos impedidas para realizar las aportaciones filantrópicas de costumbre.

¿Cómo podrían integrarse las  alianzas estratégicas para cumplir los ODS?

Considerando la polarización de la ciudadanía en diferentes partes del mundo, lo mismo en países desarrollados que en países en vías de desarrollo, es evidente que ahora más que nunca cobran vigencia los ODS, sin embargo, deberán superar los retos y desafíos de la referida polarización, empezando por crear conciencia entre los diferentes agentes económicos respecto a la importancia de dichos objetivos y pasar de la solidaridad espontánea (en ocasiones manifiesta como populismo) al involucramiento participativo mediante el trabajo colaborativo entre gobierno, iniciativa privada (IP) y sociedad en su conjunto, partiendo de la premisa que en un mundo globalizado con una serie de restricciones en materia de movilidad derivadas de la actual contingencia epidemiológica, es preciso que dicho trabajo colaborativo se lleve a cabo de tal forma que cada una de las partes involucradas entienda y asuma el rol que le corresponde, pues como sabemos los gobiernos no generan riqueza alguna, solo la administran, mientras que es la IP la que crea dicha riqueza mediante la generación de valor agregado para la satisfacción de las necesidades de los consumidores, lo cual a su vez requiere auxiliarse de la mano de obra correspondiente, aspectos que invariablemente requieren capital de trabajo, poniendo de manifiesto la relación existente entre el Sistema Financiero y la actividad productiva, misma que puede ser apoyada –por ejemplo- mediante la emisión de los denominados Bonos Microfinanciera o mejor aún, la participación de las fuentes de financiamiento alternativas como los Investment Club mixtos entendidos como aquellos que si bien tienen fines de lucro, también buscan apoyar a la planta productiva mediante inversiones comprometidas con el medio ambiente y responsabilidad social que cuenten con un gobierno corporativo alineado con dichos preceptos mejor conocidos como inversiones ESG por sus siglas en Inglés y a proyectos productivos susceptibles de beneficiar en primera instancia a la base de la pirámide, segmento de la población al que se deberá involucrar de forma activa en el desarrollo de dichos proyectos productivos permitiéndoles ser co-propietarios en vez de empleados, fomentando así el desarrollo de más y mejores competencias, incrementando en añadidura la productividad, destacando que los Investment Club al no tener clientes sino inversionistas asociados con intereses en común se reservan el derecho de diversificar sus inversiones discrecionalmente, bastará con que los gobiernos de los diferentes países además de propiciar las condiciones para proceder en consecuencia, apoyen con los programas de garantías correspondientes para minimizar el impacto negativo derivado de una posible contingencia, permitiendo lo anterior reducir las diásporas por falta de oportunidades al tiempo que se favorece la migración ordenada para el mejor aprovechamiento de las ventajas comparativas de cada lugar al facilitar la movilidad de los individuos ya sea para llevar a cabo estudios de profesionalización y/o especialización y con base en ello fomentar la apertura e integración comercial tanto regional como mundial mediante VISAS específicas.

 

Acorde con nuestra restricción presupuestaria; ¿Cuál es el eslabón de la cadena de valor que debemos apoyar financieramente?

 

En este orden de ideas, es oportuno considerar que si bien es preciso integrar las nuevas tecnologías a los procesos productivos, también es cierto que la mayor parte de países en vías de desarrollo –como México- aún son intensivos en mano de obra, razón por la cual lo primero que debemos hacer para identificar el eslabón de la cadena de valor al que podríamos apoyar financieramente es conocer nuestra restricción presupuestaria, hecho lo cual proceder en consecuencia con el financiamiento de la unidad de negocio correspondiente, de modo que si nuestra restricción presupuestaria lo permite, podríamos apoyar financieramente a las Startups de alta tecnología susceptibles de contribuir con la generación de valor agregado como las Startups de origen israelí que en su conjunto han aportado al menos una docena de iniciativas para alimentar al mundo, destacando entre ellas el riego por goteo, capullos para el almacenamiento de granos con un bajo costo, mismos que permiten a los agricultores mantener frescos sus granos, control biológico de pestes, así como soluciones agrícolas a la medida entre otras iniciativas que en su conjunto permiten llevar alimento a diferentes partes del mundo, particularmente a los países en vías de desarrollo, desde luego, si nuestra restricción presupuestaria es limitada, podemos integrarnos a un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con nuestros intereses consideremos pertinente para diversificar un porcentaje de nuestro portafolio de inversión con emisoras que cumplan con los criterios ESG sea mediante Acciones de dichas emisoras o bien a través de un Exchange Traded Fund (ETF) conformado por emisoras que además de cumplir con los criterios ESG integren las nuevas tecnologías en sus procesos productivos y/o proporcionando financiamiento a proyectos productivos susceptibles de contribuir con el crecimiento y desarrollo local acorde con la vocación de cada lugar, en cuyo caso, deberá destinarse –por ejemplo- el 10% del valor total del financiamiento otorgado al establecimiento de las estrategias de Cobertura Financiera sobre el Tipo de Cambio para estar en condición de dar oportuno cumplimiento con los compromisos de pago denominados en divisa extranjera, pues si bien los proyectos productivos objeto de financiamiento pueden estar ubicados en nuestro lugar de origen, algunos de los insumos con los que estarán auxiliando su producción como las soluciones agrícolas a la medida de origen israelí anteriormente señaladas, al ser importadas deberán pagarse en Dólares Americanos, por lo que la paridad del poder adquisitivo de una divisa vs; otra como puede ser el Peso Mexicano frente al Dólar Americano debe formar parte integral de nuestro portafolio de inversión, pues recordemos que no es lo mismo contar con un presupuesto de 1 Millón de Pesos Mexicanos cuando el Dólar Americano se cotiza en niveles iguales o menores a 19.00 Pesos por Dólar como sucedió durante algún tiempo hasta el cierre del 1er Trimestre 2020 que cuando éste se cotiza en torno a 22.61 Pesos por Dólar como ha ocurrido al cierre de la jornada del viernes 19 de Junio en el Mercado Spot, máxime ante la posibilidad de que la cotización supere una vez más la Resistencia ubicada en niveles de 23.16 Pesos por Dólar que es donde se encuentra el retroceso próximo inmediato de Fibonacci como puede apreciarse en Daily Chart.

USD/MXN (US Dollar vs; Mexican Peso Spot) Daily Chart 1 Year

Agradecemos la Imagen de Gerd Altmann en Pixabay