Ante la desarticulación de las cadenas de valor, es importante volvear a los pequeños negocios, necesitan una solidaridad creativa.

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

Founding & Managing Partner of FX Global Management LLC 

Investment Club Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC- Socio Fundador de FX Global Management México, S.C. Firma de Asesoría, Consultoría y Capacitación Empresarial Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición- Coautor del libro “Inteligencia Competitiva; Práctica y Aplicada” 

Resumen Semanal de Mercados del 16 al 20 de Marzo 2020

Es evidente que el tema objeto de discusión en los diferentes foros tanto nacionales como internacionales lo acapara el Covid-19 o Coronavirus, toda vez que sus repercusiones no se limitan al aspecto epidemiológico sino que son extensivas al dinamismo económico-comercial mundial, habiéndose manifestado en una primer instancia en las cadenas de valor y los sectores e industrias directamente relacionadas como la manufactura, seguido del sector turístico con todo lo que ello implica, desde el traslado de personas de un país de origen a un país de destino y viceversa pasando por el alojamiento, hasta el entretenimiento, mismo que incluye espectáculos y deportes, agudizándose dicha crisis al impactar la economía real también entendida como el comercio al menudeo de las diferentes plazas, este último trascendental, pues recordemos que son las pequeñas unidades de negocio locales las que constituyen más de dos tercios del dinamismo económico-comercial de cada plaza, por lo que ahora más que nunca es imperativo pasar de la solidaridad espontánea a la solidaridad creativa mediante el involucramiento participativo, lo cual es objetivamente posible alcanzar a través del trabajo colaborativo conformado por equipos de teletrabajo multiculturales, multifuncionales, autoadministrados enfocados a los resultados.

 

No es cuestión de retroceder sino de recomponer para seguir avanzando.

 

En este orden de ideas, es preciso pasar del saber al hacer y del hacer al ser, pues recordemos que de nada sirve poseer un cúmulo de conocimientos abstractos si estos no generan valor agregado en beneficio de la sociedad en su conjunto, lo cual significa que la aptitud también entendida como competencias debe estar acompañada de una actitud positiva sin que lo anterior signifique restar importancia a las cosas, es simplemente darles el valor que les corresponde para proceder en consecuencia, caso contrario no será posible pasar de las buenas intenciones a los resultados, situación que es aplicable lo mismo para el sector público como privado, pero también para la ciudadanía, pues al final del día todos conformamos el flujo circular de la economía, cuyo dinamismo no depende exclusivamente de nuestra propia voluntad sino de las condiciones generales del entorno del que nosotros y nuestros grupos de interés formamos parte, poniendo de manifiesto que los globos no se elevan por el color del hule sino por lo que llevan dentro, por lo que sería conveniente hacer un alto en el camino para establecer un plan de acción benéfico para cada una de las partes, partiendo de la premisa que no es cuestión de retroceder sino de recomponer para seguir avanzando, destacando que las actuales condiciones del dinamismo económico-comercial mundial deberían dar lugar a replantear los procesos productivos y por tanto los hábitos de consumo para pasar del modelo económico lineal que nos ocupa y que está acabando con los limitados recursos naturales disponibles, hacia un modelo económico circular que nos permita satisfacer las ilimitadas necesidades de la sociedad en su conjunto de manera sustentable y sostenible, considerando para tal efecto los criterios de inversión manifiestos por BlackRock que es el principal gestor de Fondos a nivel mundial, quien hiciera pública su intención por diversificar sus portafolios de inversión, de forma particular los que administra de forma activa, en emisoras que cumplan con los criterios ESG por sus siglas en Inglés que hacen referencia a los aspectos medioambientales, de responsabilidad social y gobierno corporativo, en los que sin dejar de lado el carácter lucrativo de dichas inversiones, la atención está puesta en los grupos de interés de las organizaciones objeto de inversión, empezando por la satisfacción de las necesidades de los consumidores acorde con la máxima de Acton Institute relacionada con el hecho de que empresario no es aquel que solo busca satisfacer sus propios intereses, sino quien habiendo identificado las necesidades de los consumidores, encuentra la forma de satisfacerlas de manera eficaz y eficiente recibiendo en añadidura su justa recompensa.

 

¿Cómo determinar el tipo de inversión adecuada?

 

Con este antecedente en mente, es preciso recordar la diferencia entre ahorro e inversión, pues mientras ahorro es aquel porcentaje de nuestro patrimonio cuya liquidez es una prioridad, inversión es aquel porcentaje de nuestro patrimonio cuya liquidez no es una prioridad sino su multiplicación en el mediano y largo plazo, tan importante como lo anterior, es tener presente la diferencia entre concentración y diversificación, pues como hemos comentado en entregas previas de nuestro Resumen Semanal de Mercados, concentración es destinar gran parte sino es que el total de los recursos financieros disponibles a una sola inversión, mientras que diversificación es lo contrario, toda vez que consiste en distribuir el valor total de los recursos financieros disponibles en diferentes inversiones independientemente que se trate de inversiones tradicionales o alternativas, inversiones pasivas o activas, sea de forma individual si nuestra restricción presupuestaria lo permite o de forma colectiva –por ejemplo- mediante un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con nuestros intereses consideremos pertinente, en el entendido que cualquiera que sea el tipo de inversión del que se trate, siempre será conveniente destinar un porcentaje del valor total de los recursos financieros disponibles al establecimiento de las estrategias de cobertura financiera que nos permitan administrar los riesgos asociados a dichas inversiones como los imputables a las fluctuaciones del precio de las materias primas como el petróleo o el Tipo de Cambio –entre otros-.

 

En México; ¿Porque es importante entender la relación entre la caída del precio del petróleo y el Tipo de Cambio?

 

Así las cosas, la importancia de entender la relación entre la caída del precio del petróleo y el Tipo de Cambio del Peso Mexicano frente al Dólar Americano es porque ésta obedece al hecho de que mientras la caída del precio del petróleo propicia a su vez que el precio de los combustibles como la gasolina caiga, dicho combustible al ser importado debe pagarse en Dólares Americanos, siendo en este punto en el que países como México pueden enfrentar problemas de abastecimiento, pues por una parte no es autosuficiente en el suministro del combustible y por otra parte la pérdida de poder adquisitivo del Peso frente al Dólar ha encarecido el suministro del mismo, lo cual representa un desafío para la actual administración, máxime considerando que la paridad cambiaria del Peso frente al Dólar paso del nivel mínimo del último año calendario –Low 52- ubicado en niveles de 18.51 Pesos por Dólar al nivel máximo del mismo periodo de tiempo –High 52- ubicado por arriba de los 24.63 Pesos por Dólar en un reducido periodo de tiempo, cotizándose en torno a los 24.25 Pesos por Dólar en el Mercado Spot previo al cierre de la jornada del viernes 20 de Marzo como puede apreciarse en Daily Chart, escenario que pone en duda el Plan Nacional de Desarrollo (PND), toda vez que además de ser PEMEX la petrolera con los peores resultados del mundo, sin olvidar que el crudo extraído por México no es susceptible de refinarse, razón por la cual es más conveniente importar la gasolina que producirla en el país, debido a la caída en los precios del petróleo y a la calidad de la mezcla mexicana, es que la extracción del crudo cuesta más del precio al que se puede vender, lo cual significa que se produce a cotos iguales o mayores a $30.00 Dólares al tiempo que se vende a $20.00 Dólares o menores, es decir, sale más caro producir que no hacer nada, poniendo de manifiesto la inviabilidad de una de las obras de infraestructura insignia de la actual administración, demostrando la importancia de fundamentar nuestra toma de decisiones con base en la racionalidad económica y no así en la respuesta a incentivos por más populares que sean.

 

USD/MXN (US Dollar vs; Mexican Peso Spot) Daily Chart 1 Year Fuente: TD Ameritrade

“Diferenciemos entre ahorro e inversión. el primero nos aporta liquidez inmediata, el segundo nos aporta liquidez a mediano y largo plazo.”

Agradecemos la Imagen de ElisaRiva en Pixabay