Resumen Semanal de Mercados del 9 al 13 de Diciembre 2019.

Teniendo como referencia los principios de economía empresarial y su relación con los aspectos contables, podemos entender que la expresión “Corte de Caja” es la acción realizada al final de cada periodo –diario, mensual o anual- para reportar los movimientos hasta el momento realizados antes de dar inicio con el nuevo periodo, acción que es una constante a la que deberemos hacer frente cada determinado tiempo, por ejemplo, al cierre de cada ejercicio fiscal también entendido como fin de cada año calendario para el caso de México, en este contexto y conscientes de la existencia de diversas variables tanto internas como externas susceptibles de impactar –positiva o negativamente- el dinamismo de nuestra actividad preponderante, corresponde hacer un alto en el camino para separar lo deseable de lo posible y con base en lo anterior definir un rumbo de acción que nos permita dar oportuno cumplimiento con nuestros objetivos sean personales u organizacionales, empezando por discernir que es aquello en lo que deberemos concentrar nuestra atención y que es aquello que por no contribuir con nuestros objetivos debe ser descartado, acción coloquialmente conocida como revisar el equipaje para continuar el viaje llevando con nosotros solo lo necesario, partiendo de la premisa que cada cual es responsable de cargar su propia maleta, por lo que es conveniente viajar ligero para evitar costos innecesarios derivados del sobrepeso de nuestro equipaje.

¿Cómo podemos conformar nuestro equipaje para continuar el viaje?

En función de lo anterior y poniéndolo en contexto con nuestros objetivos tanto personales como organizacionales, para conformar nuestro equipaje y continuar el viaje a lo largo del año por venir, es preciso hacer un estado de resultados que nos permita ver con objetividad en donde nos encontramos respecto al “Corte de Caja” previo, conscientes que todo aquel que no tenga claro hacia dónde se dirige, puede asumir que ya llegó a su destino, de modo que si nos encontramos en el mismo lugar y no es este en el que nos gustaría permanecer, entonces es necesario tener un plan de acción que nos permita pasar del saber al hacer y del hacer al ser, por ejemplo, si tenemos una idea de negocio deberemos convertirla en un plan de negocio, si contamos con este último lo procedente es concretar dicho plan en una unidad de negocio, si aquí y ahora esta unidad de negocio constituye nuestra actividad preponderante será conveniente pasar de una unidad de negocio unipersonal o familiar a una PYME y si ya nos encontramos en este escenario, habrá llegado el momento de cuestionarnos si dicha PYME está lista para incursionar en otros mercados como puede ser un mercado de exportación, lo cual significa producir y/o transformar nuestra propuesta de valor de forma local para comercializarla en el extranjero, desde luego, si nuestra PYME ha alcanzado el grado de madurez necesario, será oportuno tomarnos el tiempo para evaluar si estamos listos para internacionalizarnos, es decir para dar inicio con una nueva unidad de negocio en el extranjero, sea una sucursal de la actual o una unidad de negocio perteneciente a otro sector y/o industria, aspectos que corresponde a cada cual determinar partiendo de la premisa que no basta con tener una idea, un plan de negocio, una unidad de negocio o una PYME sino se está dispuesto a asumir las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa que implica dar el siguiente paso, pues recordemos que todo en esta vida tiene un costo que debe ser pagado en tiempo y forma, poniendo de manifiesto que en el incierto mundo de los negocios el riesgo no es el enemigo público a condenar, sino la constante que debemos aprender a administrar.

Conocida nuestra realidad; ¿Cómo emprender el viaje?

Una vez conocida nuestra realidad, estaremos en condición de dar los primeros pasos en la dirección correcta, por ejemplo, determinar si deberemos auxiliarnos de una incubadora o de una aceleradora de negocios, en el entendido que una incubadora puede ser el aliado estratégico para toda unidad de negocio que se encuentre en una etapa de madurez temprana, mientras que una aceleradora lo será para el caso de aquellas unidades de negocio consolidadas con potencial de crecimiento, conscientes que cualquiera que sea el caso, las constantes para conseguir nuestro objetivo serán la paciencia, disciplina, arduo trabajo y determinación, lo cual implica adaptación al cambio y resiliencia para superar circunstancias adversas susceptibles de presentarse a lo largo del camino, empezando por entender que el mundo no tiene lugar de la puerta de la casa hacia dentro, sino de la puerta de la casa hacia afuera, por lo que nos corresponde a nosotros adaptarnos a las condiciones generales del entorno y no a este adaptarse a nosotros, lo que implica entender, aceptar y adquirir las competencias mínimas indispensables que nos permitan interactuar con nuestras contrapartes, desde el domino de una lengua extranjera, pasando por el conocimiento y oportuno cumplimiento de las leyes aplicables, hasta el respeto de los usos y costumbres correspondientes, situación particularmente aplicable para todo aquel relacionado de forma directa o indirecta con el Comercio y Negocios Internacionales.

¿De qué manera podemos identificar la mejor alternativa?

Ahora bien, toda vez que la oferta de incubadoras y/o aceleradoras de negocios en la actualidad es extensa, lo primero que debemos hacer antes de tomar la decisión de trabajar con alguna de ellas es tener claro la etapa de madurez en la que se encuentra nuestra unidad de negocio, así como conocer la propuesta de valor de la incubadora y/o aceleradora de negocios según corresponda, sus alcances y limitaciones y tan importante como lo anterior, evaluar si nuestra restricción presupuestaria nos permite contratar sus servicios, tareas que si bien parecen sencillas, podrían no serlo para alguien que aun siendo un gran emprendedor no cuente con las competencias mínimas indispensables en materia de principios de economía empresarial o bien para alguien cuya actividad preponderante no le permita distraer su atención de la misma, de ser así, la alternativa de solución puede ser auxiliarse de un tercero especializado en materia de asesoría, consultoría y capacitación empresarial que lleve a cabo dichas diligencias anteponiendo los intereses del emprendedor y/o empresario por encima de los intereses de la incubadora y/o aceleradora de negocios en cuestión, pues si bien dichas entidades suelen ofrecer una serie de programas de capacitación, también es cierto que no todas ellas cuentan con acceso a fuentes de financiamiento propias, particularmente tratándose de fuentes de financiamiento alternativas entendidas como Crowdfunding, Investment Club o Venture Capital Fund que permitan a las unidades de negocio objeto de incubación y/o aceleración llegar a buen puerto y cumplir sus objetivos organizacionales mediante la captación de capital semilla para el caso de las unidades de negocio de nueva creación o capital de riesgo para las unidades de negocio consolidadas con potencial de crecimiento.

¿Qué valor agregado aporta una estrategia de cobertura financiera a una unidad de negocio en busca de fuentes de financiamiento alternativas?

Desde luego, para captar la atención de las fuentes de financiamiento alternativas no basta con responder las preguntas; ¿Qué producir? ¿Cómo producir? Y ¿Para quién producir? Pues para ello es preciso además de demostrar la viabilidad de la unidad de negocio objeto del financiamiento, contar con una estrategia de cobertura financiera que permita minimizar el impacto negativo derivado del riesgo mercado al que dicha unidad de negocio esté sujeta como puede ser la fluctuación de la paridad cambiaria del Peso Mexicano frente al Dólar Americano, toda vez que dichas fuentes de financiamiento alternativas suelen manejar su presupuesto en divisa extranjera como el Dólar Americano, mientras que el común denominador de las unidades de negocio establecidas en México recibirán sus ingresos en Pesos Mexicanos, lo cual implica la posibilidad de que ante una pérdida de poder adquisitivo del Peso frente al Dólar, la capacidad de la unidad de negocio en cuestión para reintegrar el monto de la inversión se vea disminuida, pues como sabemos no es lo mismo contar con un presupuesto de 1 Millón de Pesos cuando el Dólar se cotiza en 19.00 Pesos por Dólar que cuando este se cotiza en niveles iguales o mayores a 20.00 Pesos por Dólar, por lo que contar con una estrategia de cobertura financiera sobre el Tipo de Cambio otorga una ventaja comparativa a la unidad de negocio que esté en busca de una fuente de financiamiento alternativa, toda vez que esto le permitirá establecer en el presente el Tipo de Cambio al que se estará negociando en el futuro independientemente de la paridad cambiaria del par de divisas de referencia, en este caso del Peso Mexicano frente al Dólar Americano.

¿Cuál podría ser la paridad cambiaria del Peso frente al Dólar al cierre de 2019?

Considerando lo anterior, es oportuno destacar la fortaleza del Peso frente al Dólar manifiesta a lo largo de la semana, cuya cotización alcanzo niveles ligeramente inferiores a 19.00 Pesos por Dólar en el Mercado Spot al cierre de la jornada del jueves 12 de Diciembre acorde con lo referido en nuestra entrega previa luego de mantenerse la cotización por debajo de los Moving Average (MA) 20, 50, 100 y 200 Daily Chart, por lo que 19.00 Pesos por Dólar ha pasado de ser el Target a seguir al Pivot Price a monitorear, en el entendido que de ser penetrado 18.90 Pesos por Dólar de forma sostenida, daría lugar a un nuevo Target ubicado en el nivel mínimo del último año calendario –Low 52- en torno a 18.75 Pesos por Dólar, lo cual como sabemos dependerá del sentimiento del público inversionista internacional –institucional y/o individual-, destacando que al haber mantenido la Reserva Federal (FED) las Tasas de Interés sin cambio y si Banco de México (Banxico) hace lo propio, al tiempo que la percepción respecto a la ratificación del T-MEC en sustitución del TLCAN permanece favorable, las posibilidades de cerrar 2019 con un Tipo de Cambio en niveles iguales o menores a 19.00 Pesos por Dólar son factibles.

USD/MXN (US Dollar vs; Mexican Peso Spot) Daily Chart 1 Year

Fuente: TD Ameritrade

¿Qué sigue?

Así las cosas y conscientes que si bien aún faltan poco más de dos semanas para dar paso a 2020, también es cierto que el volumen de operación al interior de los Mercados Financieros Internacionales podría verse disminuido derivado de las fiestas decembrinas, por lo que estaremos dando seguimiento a los acontecimientos por venir para monitorear el sentimiento del público inversionista y proceder en consecuencia con nuestras estrategias de inversión, diversificación y cobertura financiera acorde con la rotación del dinero, conscientes que para mejorar las condiciones del entorno económico-comercial y político-social –local, regional y global- y con ello propiciar un mayor crecimiento económico y desarrollo sostenido en beneficio de la sociedad en su conjunto, es necesario pasar de la solidaridad espontanea al involucramiento participativo mediante el trabajo colaborativo como el propuesto por las inversiones de impacto propias de un Investment Club, mismos que sin perder su carácter lucrativo, se distinguen por apoyar el emprendimiento y la innovación en tanto sean sustentables y sostenibles, entendidos dichos conceptos como responsabilidad ecológica y social, al tiempo que son autofinanciables, permitiendo a los involucrados ser prosperados acorde con la participación que les corresponda tal y como propone el ideario de la National Association of Investors Corporation (NAIC); “El capitalismo puesto a disposición de los micro, pequeños, medianos y grandes negocios en todas y cada una de sus respectivas áreas a nivel local y global, puede ser mejor en la medida que la ciudadanía en su conjunto entienda el concepto de inversión; -lo cual se logra mediante la óptima educación en la materia- para proporcionar de forma inteligente el financiamiento necesario a los proyectos productivos en las diferentes industrias”. 

Con esta reflexión y esperando dar seguimiento a nuestro Resumen Semanal de Mercados a partir de Enero 2020, a nombre propio y de FX Global Management, LLC y FX Global Management México, SC, aprovecho la ocasión para desearles Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

Founding & Managing Partner of FX Global Management, LLC

Investment Club Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC-

Socio Fundador de FX Global Management México, S.C.

Firma de Asesoría, Consultoría y Capacitación Empresarial

Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición-

Coautor del libro “Inteligencia Competitiva; Práctica y Aplicada”

Nota: Los comentarios emitidos en el presente tienen como propósito mantener informados a los grupos de interés de FX Global Management, LLC y de FX Global Management México, S.C., de la conformación de las estrategias de inversión, negociación y cobertura financiera por dichas entidades administradas, por lo que no deben considerarse como una recomendación de inversión, negociación o cobertura financiera dirigida al público en general, poniendo de manifiesto que es responsabilidad de cada cual la toma de decisiones en cuanto al manejo de sus activos financieros.

Agradecemos la Image by TheoRivierenlaan from Pixabay