Resumen Semanal de Mercados del 11 al 15 de Noviembre 2019.

Considerando que la Cumbre de los BRICS en su edición 2019 celebrada en Brasil durante la semana comprendida entre el 11 y el 15 de Noviembre ha evidenciado la falta de cohesión entre las economías emergentes al no tener una agenda común ni haber elevado la presencia de dichas economías en las instituciones internacionales acorde con su peso económico y teniendo en cuenta la toma de decisiones del gobierno mexicano respecto a otorgar asilo al ex presidente boliviano Evo Morales luego de darse a conocer a finales del pasado mes de Octubre la lucha de América Latina contra el neoliberalismo en la que el mandatario mexicano pareciera jugar un papel protagónico, es oportuno tener presente -independientemente de las filias y las fobias de cada cual- que todo aquel que a dos amos sirve, invariablemente a uno de ellos quedará mal, poniendo de manifiesto que no es buena idea pretender comer pinole y chiflar al mismo tiempo, pues por más pericia que se tenga, las posibilidades de ahogarse en el intento son considerables, lo cual es particularmente aplicable para el caso de México, pues si bien podremos estar de acuerdo con mejorar las condiciones de vida de la sociedad en su conjunto como propone el modelo socialista, también es cierto que para lograrlo es necesaria la apertura e integración comercial como la que supone el Comercio y Negocios Internacionales –por ejemplo- mediante la ratificación del T-MEC, mismo que aun siendo perfectible, permite a los países miembro mejorar su competitividad contribuyendo en añadidura con el crecimiento económico regional y desarrollo de aquellas plazas en las que están establecidas las diferentes plantas productivas.

Si tan buena es la apertura e integración comercial; ¿Por qué hay tanto descontento social?

Ahora bien, no por el hecho de que la apertura e integración comercial contribuyan con el crecimiento y desarrollo económico mediante las cadenas de valor mundiales significa que todo esté bien, por el contrario, es preciso poner atención a las múltiples áreas de oportunidad que dicha apertura e integración presentan y sobre todo, hacer lo propio para corregir el rumbo, partiendo de la premisa que si bien los gobiernos de cada país son responsables de propiciar las reglas de operación aplicables al Comercio y Negocios Internacionales de forma que todos y cada uno de los participantes estén en condición de integrarse a las cadenas de valor mundiales de manera eficaz y eficiente, también es cierto que los países no son prósperos únicamente por la toma de decisiones de sus gobiernos, sino gracias a sus empresas que son las que generan además de los puestos de trabajo productivos, el valor agregado para satisfacer las necesidades de los consumidores, razón por la cual es preciso otorgar a dichas empresas las fuentes de financiamiento necesarias –tradicionales o alternativas- en función de su grado de madurez que les permitan consolidarse al interior de las cadenas de valor mundiales, independientemente que se trate de proyectos productivos de nueva creación o unidades de negocio establecidas con potencial de crecimiento, al tiempo que éstas últimas se adaptan a las condiciones actuales del entorno económico-comercial –local, regional y global-, empezando por formalizar tanto sus operaciones como sus relaciones comerciales con sus clientes y proveedores, auxiliar sus estrategias de mercadeo con las nuevas tecnologías a fin de mejorar su posicionamiento dentro del mercado acorde con el segmento de la población al que están dirigidos sus productos y/o servicios, administrar los riesgos asociados a su actividad preponderante como puede ser el imputable a las fluctuaciones del Tipo de Cambio y desde luego, entender la importancia del trabajo colaborativo mediante equipos de tele-trabajo, multiculturales, multifuncionales, autoadministrados y enfocados a los resultados, lo cual es particularmente aplicable para aquellas unidades de negocio cuya restricción presupuestaria no les permite contar con un Staff especializado en cada uno de los rubros anteriormente señalados, toda vez que los retos y desafíos a los que habrán de enfrentarse tarde o temprano se harán presentes, por lo que estar preparados para hacer frente a los mismos no es opcional.

¿De qué manera puede una MIPYME integrarse a las cadenas de valor?

Con base en lo anterior, es oportuno recordar que la integración a las cadenas de valor puede ser posible indistintamente de forma directa o indirecta, lo cual significa que además de APTITUD, se requiere ACTITUD, entendida esta última como la disposición por trabajar en equipo con nuestros grupos de interés, partiendo de la premisa que lo importante no es el protagonismo, sino el oportuno cumplimiento del objetivo organizacional, lo que implica tener claro el lugar que corresponde a cada cual al interior de la cadena de valor, conscientes que si bien habremos de ser recompensados por nuestra contribución, esta no deberá fundamentarse en la venta de nuestro producto y/o servicio favorito –por ejemplo- por el margen de utilidad que representa, sino en la satisfacción de las necesidades de la cadena de valor a la que pertenecemos, misma que a su vez deberá obedecer a la demanda del mercado meta al que se esté dirigido, poniendo de manifiesto que en la actualidad no compite más la empresa “A” vs; la empresa “B”, sino la cadena de valor “A” vs; la cadena de valor “B”.

¿Cómo podemos integrar nuestra propia fuente de financiamiento alternativa?

En este contexto y considerando el desaceleramiento del dinamismo económico global y el precario y en algunos casos negativo rendimiento pagado por aproximadamente el 30% de la Deuda Soberana mundial, es oportuno recordar que la única forma probable de multiplicar nuestro patrimonio en el mediano y largo plazo con estricto apego a la legalidad, es proporcionando financiamiento a la actividad productiva, cuyas relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa son susceptibles de administrarse mediante el oportuno establecimiento de las estrategias de Cobertura Financiera correspondientes, para lo cual podemos conformar o en su defecto, integrarnos a un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con nuestros intereses nos permita poner a trabajar una porción de aquel porcentaje de nuestro patrimonio que tenga por objeto precisamente multiplicarse en el mediano y largo plazo, conscientes que todo Investment Club no tiene clientes sino inversionistas asociados con intereses en común, los cuales se reservan el derecho de administrar discrecionalmente el valor total de sus activos, pudiendo ser mediante los Mercados Financieros –locales, internacionales o globales-, proporcionando financiamiento a unidades de negocio con potencial de crecimiento que por su grado de madurez no estén listadas en los Mercados Financieros o una combinación de ambos escenarios, destacando que las unidades de negocio no listadas en los Mercados Financieros susceptibles de recibir financiamiento de un Investment Club suelen ser propiedad de los propios inversionistas asociados del Investment Club, sea en calidad de Capital Semilla para el caso de las unidades de negocio de nueva creación o en calidad de Capital de Riesgo para el caso de las unidades de negocio consolidadas, conscientes que se trata de un financiamiento de mediano o largo plazo y no así de un préstamo, lo cual significa que las expectativas de retorno de capital y generación de utilidades se fundamentan en el pago de dividendos de la unidad de negocio objeto de financiamiento una vez que esta alcanza cierto grado de madurez y no así en el cobro de intereses, pues para este propósito existen las fuentes de financiamiento tradicionales como pueden ser las líneas de crédito revolvente –entre otras-, lo cual es oportuno tener presente ante la posibilidad de que la calificación crediticia de México pierda su grado de inversión derivado de la falta de certidumbre y asertividad en la toma de decisiones de la actual administración, propiciando una fuga de capitales y en consecuencia una pérdida de poder adquisitivo del Peso Mexicano frente al Dólar Americano tal y como hemos advertido en las últimas entregas de nuestro Resumen Semanal de Mercados a propósito de las perspectivas manifiestas por diferentes Bancos de Inversión Internacionales como Morgan Stanley, mismas que están propiciado el cumplimiento del patrón de comportamiento manifiesto en Daily Chart al que nos hemos referido con anterioridad denominado Triángulo Descendente Inclinado -Declining or Falling Wedge- considerado como indicativo de Mercado a la Alza –Bull Market-, toda vez que la cotización ha superado la parte superior del referido Triángulo hasta alcanzar niveles de 19.50 Pesos por Dólar a lo largo de la semana para cotizarse al cierre de la jornada del viernes 15 de Noviembre en torno a 19.20 Pesos por Dólar en el Mercado Spot, lo cual sugiere estar atentos del sentimiento del Mercado entendido como público inversionista internacional –institucional y/o individual- respecto a los acontecimientos por venir para proceder en consecuencia con nuestras estrategias de Diversificación y/o Cobertura Financiera acorde con la rotación del dinero, lo cual es particularmente aplicable para todo aquel relacionado de forma directa o indirecta con el Comercio y Negocios Internacionales.   

USD/MXN (US Dollar vs; Mexican Peso Spot) Daily Chart 1 Year

Fuente: TD Ameritrade

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

Founding & Managing Partner of FX Global Management, LLC

Investment Club Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC-

Socio Fundador de FX Global Management México, S.C.

Firma de Asesoría, Consultoría y Capacitación Empresarial

Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición-

Coautor del libro “Inteligencia Competitiva; Práctica y Aplicada”

Nota: Los comentarios emitidos en el presente tienen como propósito mantener informados a los grupos de interés de FX Global Management, LLC y de FX Global Management México, S.C., de la conformación de las estrategias de inversión, negociación y cobertura financiera por dichas entidades administradas, por lo que no deben considerarse como una recomendación de inversión, negociación o cobertura financiera dirigida al público en general, poniendo de manifiesto que es responsabilidad de cada cual la toma de decisiones en cuanto al manejo de sus activos financieros.

Agradecemos la Image by Free-Photos from Pixabay