Resumen Semanal de Mercados del 22 al 26 de Julio 2019.

Si bien a lo largo de la semana recientemente concluida han tenido lugar una serie de acontecimientos relevantes susceptibles de impactar –positiva o negativamente- el dinamismo económico-comercial y político-social (nacional, regional y global), desde la reunión que sostuvieran el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard y su homólogo estadounidense, Mike Pompeo a 45 días de haberse llevado a cabo el acuerdo para disminuir la migración indocumentada hacia los Estados Unidos, pasando por la polémica desatada para destituir de su cargo al Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, hasta el nombramiento de Boris Johnson, quien ocupará el cargo como 1er Ministro del Reino Unido, sumándose a la ecuación las perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), mismas que al igual que las declaraciones de quien hasta hace unos días estuviera al frente del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Gonzalo Hernández Licona y la Revista Proceso –respectivamente- han recibido la crítica del Jefe del Poder Ejecutivo Federal Mexicano por considerarlas contrarias a sus intereses, en esta ocasión concentraremos nuestra atención en la diferencia existente entre las inversiones productivas y las inversiones financieras, lo cual consideramos pertinente, toda vez que ante la posibilidad de que la Reserva Federal (FED) reduzca la Tasa de Interés en su próxima reunión, es de esperarse que el Peso Mexicano se fortalezca o cuando menos permanezca estable frente al Dólar Americano, toda vez que el diferencial de Tasas ofrecido por el Banco de México (Banxico) se ampliaría aún más, lo cual como hemos comentado con anterioridad, es un incentivo para el público inversionista internacional –institucional y/o individual- en busca de mayores rendimientos que no está interesado en  comprometerse en el largo plazo con una determinada inversión productiva, lo cual también se conoce con el nombre de capital golondrino, muy criticado –justificadamente o no- por quienes se asumen detractores del neoliberalismo aun cuando la disciplina macroeconómica sea parte integral de dicha corriente de pensamiento y que en estricto sentido es la responsable de la actual estabilidad del Peso Mexicano frente al Dólar Americano cuya paridad se ha mantenido dentro del mismo Canal Lateral –Flat- en el cual se ha desplazado las últimas semanas teniendo como Soporte 19.00 y Resistencia 19.20 Pesos por Dólar en el Mercado Spot como puede apreciarse en Daily Chart.

USD/MXN (US Dollar vs; Mexican Peso Spot) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

¿Cuál es la diferencia entre una inversión productiva y una inversión financiera?

En este orden de ideas, empecemos por recordar que una inversión productiva es aquella realizada de forma física en alguna obra de infraestructura y/o planta productiva con una expectativa de recuperación más la generación de una ganancia de capital y/o el pago de dividendos en el largo plazo, lo cual en sí mismo contribuye con el crecimiento económico y desarrollo de aquel lugar en el que se ha llevado a cabo dicha inversión, entendido este último como un beneficio en la calidad de vida de la sociedad en su conjunto al mejorar –por ejemplo- las vías de comunicación, suministro de agua potable, energía eléctrica, telefonía y/o Internet, además de la generación de los puestos de trabajo productivos tanto directos como indirectos necesarios para el cumplimiento de lo anterior, destacando que este tipo de inversiones suelen estar reservadas –en la mayoría de los casos- para los grandes capitales, mismos que requieren como hemos referido en entregas previas certidumbre y viabilidad, mientras que las inversiones financieras son aquellas realizadas mediante el Mercado de Valores sea a través de instrumentos denominados de Deuda como los CETES para el caso de México o bien en instrumentos de Renta Variable como las Acciones, ambos instrumentos de inversión al alcance de las mayorías a través de algún Intermediario Financiero como los Bancos o las Casas de Bolsa –entre otros-, destacando que las inversiones financieras también son susceptibles de convertirse en inversiones productivas en tanto el capital destinado a estas contemplen un periodo de recuperación más la generación de ganancias de capital y/o el pago de dividendos en el mediano y largo plazo -lo cual desde luego, también requiere certidumbre y viabilidad-, caso contrario más que una inversión serán consideradas como parte de una estrategia de diversificación de corto plazo o una alternativa de negociación para obtener liquidez diaria también entendida como especulación.

Considerando lo anterior; ¿Debemos condenar la especulación financiera?

Ahora bien, no por el hecho de tratarse de estrategias de negociación de corto plazo que implican en la mayoría de los casos mantener la liquidez diaria, debemos condenar la especulación, pues esta como tal -por inverosímil que parezca- también aporta un beneficio al Mercado, toda vez que incrementa el volumen de operación y con ello las posibilidades de contar con una contraparte negociadora, lo cual aun cuando es aplicable –principalmente- para los Mercados de Valores Internacionales como el New York Stock Exchange (NYSE) o el Nasdaq, así como para el Mercado Internacional de Divisas mejor conocido por su abreviación en Inglés como FOREX, minimiza el riesgo asociado a la actividad financiera bursátil. Así mismo, los Especuladores Profesionales suelen asumir el riesgo que el público Inversionista Pasivo o Tradicional no está dispuesto a asumir, no obstante lo anterior es preciso diferenciar entre un Especulador Profesional y un apostador compulsivo.

¿De qué manera asumen el riesgo asociado a la actividad financiera bursátil los Especuladores Profesionales?

Con base en lo anterior, procedamos con la explicación sobre la forma en que los Especuladores Profesionales asumen el riesgo asociado a la actividad financiera bursátil, la cual de acuerdo con la 2ª Edición del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” se define como Day Trading Financing-Liquidity, consistente en la celebración de un contrato tripartita entre el Intermediario Financiero en su calidad de proveedor de acceso al Mercado, el público Inversionista Pasivo que es aquel que si bien busca mayores rendimientos, no está dispuesto a asumir el riesgo que toda operación dentro del Mercado implica y un tercero entendido como Day Trader, lo cual suele llevarse a cabo mediante una Sociedad Mercantil denominada Propietary Trading Firm cuyo objeto social es administrar discrecionalmente el valor total de sus activos financieros, de forma similar a lo realizado por los Bancos a través de las Mesas de Dinero, con la diferencia que los Bancos lo hacen con capital de los clientes de éstos, mientras que todo Propietary Trading Firm lo hace con capital propio, es decir, con capital de los Inversionistas Pasivos y los Day Traders, así las cosas, los Day Traders deberán depositar de su propio bolsillo –por ejemplo- el 10% del valor total del monto recibido como capital de trabajo por parte de los Inversionistas Pasivos para absorber el costo y riesgo correspondientes, de tal forma que el producto de las permanentes operaciones de compra–venta realizadas a lo largo de cada jornada le permitan pagar a los Inversionistas Pasivos el retorno pactado conservando para sí mismos todo excedente, conscientes las partes de que los Day Traders deberán mantener en todo momento el depósito mínimo en garantía para asumir los costos y riesgos anteriormente referidos, caso contrario se les retirará el capital asignado por parte de los Inversionistas Pasivos, destacando que esta metodología si bien es susceptible de llevarse a cabo prácticamente con cualquier instrumento financiero, también es cierto que la mayor parte de estas operaciones se realizan con instrumentos altamente apalancados, principalmente los denominados Over the Counter (OTC) como FOREX y en fechas recientes mediante los Certificate for Difference (CFD´s), estos últimos restringidos para los nacionales de ciertos países como Estados Unidos, mismos que en estricto sentido no implican una inversión, pues son contratos cuyo valor subyacente puede ser indistintamente una Acción, Índice Bursátil o Commodity –entre otros-, por lo que dichos contratos además del riesgo asociado a las fluctuaciones en las cotizaciones de los diferentes valores subyacentes y el vencimiento de los mismos, también llevan implícito el riesgo aplicable al apalancamiento financiero o Leverage que permite maximizar la capacidad de negociación en proporciones que pueden ser de 1/100 o 1/500 dependiendo del instrumento en cuestión y el Intermediario Financiero proveedor de acceso al Mercado, siendo relevante este último aspecto, toda vez que ante una elevada volatilidad al interior de los Mercados Financieros se suma el riesgo de no poder liquidar las posiciones abiertas acorde con lo establecido en el nivel máximo de tolerancia mejor conocido como Stop Loss, lo cual además de ser susceptible de ocurrir sin previo aviso, como de hecho ha ocurrido en más de una ocasión, podría derivar en la pérdida total del valor de la cuenta de corretaje incluido el capital de los Inversionistas Pasivos y el capital de riesgo aportado por los Day Traders y en algunos casos más de lo depositado por ambas partes inicialmente, lo cual recibe el nombre de Overloss, poniendo de manifiesto que a este tipo de estrategia solo deberán destinarse excedentes de capital y NUNCA capital patrimonial independientemente que se trate de los Inversionistas Pasivos o de los Day Traders.

¿Qué diferencia hay entre un Inversionista Pasivo, un Day Trader y un Inversionista Activo?

Una vez identificada la diferencia entre una inversión productiva y una inversión financiera y habiendo comprendido el funcionamiento del Day Trading Financing-Liquidity, es oportuno considerar la diferencia entre un Inversionista Pasivo, un Day Trader y un Inversionista Activo para determinar el instrumento financiero y la estrategia a seguir más adecuada al perfil de cada cual, pues recordemos que no todos tenemos la misma restricción presupuestaria, requerimientos de liquidez y sobre todo, la disposición para asumir las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa que toda inversión –productiva o financiera- lleva implícitas. En este contexto y conscientes de que todos y cada uno de los diferentes estilos de inversión y/o negociación al interior de los Mercados Financieros aportan un beneficio al Mercado y a la sociedad en su conjunto, recordemos que mientras un Inversionista Pasivo es susceptible de maximizar sus rendimientos al transferir el riesgo asociado a toda inversión financiera a un Day Trader, este último se reservará el derecho de conservar todo excedente generado después de cubrir el rendimiento ofrecido al Inversionista Pasivo, no obstante lo anterior, ni el Inversionista Pasivo ni el Day Trader podrán recibir el pago de dividendos en el futuro derivados de sus estrategias de negociación, toda vez que bajo la metodología Day Trading Financing-Liquidity se deberá mantener la liquidez al cierre de cada jornada, por lo que todo aquel interesado en generar ingresos residuales derivados del pago de dividendos invariablemente deberá considerar la posibilidad de constituirse en Inversionista Activo cuyo universo de inversión sea de mediano y/o largo plazo, independientemente que lo haga de forma individual si su restricción presupuestaria lo permite o colectiva –por ejemplo- mediante un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con sus intereses considere pertinente, sea como persona física o moral, es decir, pasar del Day Trading al Swing Trading, auxiliando esta última estrategia de negociaciones Intraday para administrar los riesgos asociados a su portafolio de inversión, para lo cual, es requisito indispensable estar dispuestos a asumir las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa que toda inversión productiva o financiera lleva implícitas, lo que es oportuno señalar pues recordemos que además de los diferentes instrumentos disponibles mediante el Mercado de Valores como las Acciones, Exchange Traded Funds (ETF´s) o Real Estate Investment Trust (REIT´s) –entre otros-, también es posible formar parte del Capital de Riesgo de aquellas unidades de negocio sean de nueva creación o en etapa de expansión con potencial de crecimiento mediante los Venture Capital Fund, los cuales, de acuerdo con The Association for Private Capital Investment in Latinamerica (LAVCA), cada vez tienen mayor presencia en la región, constituyéndose en una fuente de financiamiento alternativa para toda unidad de negocio susceptible de generar valor agregado beneficiando a cada una de las partes involucradas, incluida desde luego la sociedad en su conjunto.

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

Founding & Managing Partner of FX Global Management, LLC

Investment Club Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC-

Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición-

Coautor del libro “Inteligencia Competitiva; Práctica y Aplicada”

Nota: Los comentarios emitidos en el presente tienen como propósito mantener informados a los grupos de interés de FX Global Management, LLC, de la conformación de las estrategias de inversión, negociación y cobertura financiera por dicha entidad administradas, por lo que no deben considerarse como una recomendación de inversión, negociación o cobertura financiera dirigida al público en general, poniendo de manifiesto que es responsabilidad de cada cual la toma de decisiones en cuanto al manejo de sus activos financieros.

Agradecemos la imagen de Steve Buissinne en Pixabay