Resumen Semanal de Mercados del 25 al 29 de Junio 2018.
Luego de una larga y desgastante jornada de compañas electorales llena de todo tipo de descalificaciones, finalmente la contienda por la silla presidencial ha terminado, dando lugar al inicio de un nuevo ciclo, mismo que para bien o para mal entrará en vigor una vez que el presidente electo de México tome posesión le hayamos otorgado nuestro voto de confianza o no, lo cual es oportuno señalar, pues estemos o no de acuerdo, los retos y desafíos a los que deberá hacer frente la economía mexicana, como la impunidad que es el caldo de cultivo de la corrupción derivado de la falta de cumplimiento del Estado de Derecho y que es el principal lastre de México, sumado a la optimización en el manejo de los recursos como la mejora en la recaudación de impuestos y distribución de los mismos favoreciendo el apoyo a la actividad productiva acorde con la vocación de cada entidad federativa en vez de la esterilidad de los programas asistencialistas, al tiempo que se eliminan burocracias innecesarias, sin olvidar los aspectos relacionados con seguridad e impartición de justicia –entre otros aspectos-, estarán presentes independientemente de quien habrá de gobernar México durante el próximo sexenio, poniendo de manifiesto que sin importar a quien hayamos decidido favorecer con nuestro voto, es una realidad que el cambio deseado no llegará por decreto presidencial, pues para ello es requisito indispensable el trabajo colaborativo entre sociedad, iniciativa privada (IP) y gobierno en sus tres órdenes y poderes, conscientes de que dicho cambio debe empezar por nosotros mismos partiendo de la premisa que más que APTITUD se requiere ACTITUD.
¿Debemos sentirnos satisfechos por la forma en que ejercimos nuestro voto?
Con base en lo anterior, es oportuno cambiar la connotación que históricamente se ha dado al denominado “voto útil” y entender que este como tal tiene lugar en la medida que lo otorguemos a la opción que mejor represente nuestros intereses, aun cuando la persona a la que hayamos favorecido con nuestro voto se quedara en segundo o tercer lugar de la contienda, desde luego, toda vez que prometer no cuesta nada, es preciso entender que no es lo mismo un ofrecimiento de campaña que asumir el cargo como gobernante en turno, por lo que ahora más que nunca deberemos separar lo deseable de lo posible y entender –como hemos referido en repetidas ocasiones- que nada en esta vida es gratuito, por el contrario, todo sin excepción tiene un costo que debe ser pagado en tiempo y forma y que para el caso del gobierno que no genera riqueza alguna, solo la administra, es que la forma probable de hacer frente al gasto público es mediante la recaudación de impuestos y cuando estos últimos no son suficientes, entonces suele incurrirse en el endeudamiento, de modo que si lo que pretendemos es que la próxima administración federal sea exitosa y cumpla sino con todos sus ofrecimientos de campaña, cuando menos con la mayor parte de estos, deberemos empezar por asumir el rol que nos corresponde y modificar nuestros hábitos desordenados pasando de la informalidad a la formalidad, por ejemplo, si contamos con una o varias propiedades y solemos vivir del cobro de nuestras rentas, deberemos realizar el pago de los impuestos correspondientes, caso contrario los recursos disponibles para que el gobierno pueda cubrir el gasto público se verán limitados, derivando en un eventual endeudamiento público, el cual en estricto sentido no es malo en tanto sea destinado a inversiones pertinentes y desde luego productivas –por ejemplo- de infraestructura, sin embargo, cuando dicho endeudamiento es canalizado al pago de un excesivo e innecesario gasto corriente y/o al sostenimiento de programas asistencialistas, lejos de mejorar las condiciones del dinamismo económico, se dará continuidad al círculo vicioso del estancamiento, el cual es oportuno señalar, no es aplicable para todo el territorio nacional, pues es una realidad que la zona centro-norte del país tiene un dinamismo que si bien es perfectible, también es cierto que en algunas entidades federativas se han alcanzado tasas de crecimiento iguales o mayores a las de ciertas economías emergentes como China, a diferencia de la zona sur del país que crece poco o nada, incluso decrece en algunos casos ya sea por falta de actividades productivas, diversificación de las mismas mediante su inserción a las cadenas de valor o una combinación de lo anterior.
¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de la administración entrante?
Considerando lo anteriormente expuesto y sin minimizar las variables de índole externo como los resultados de las negociaciones del Tratado del Libre Comercio de América del Norte o TLCAN y la rotación del dinero en favor del Dólar Americano derivado de los incrementos en las Tasas de Interés que pudiera implementar la Reserva Federal (FED) entre otros aspectos, es oportuno señalar que macroeconómicamente, México aun teniendo áreas de oportunidad como toda economía, se encuentra en una condición saludable, por lo que la administración entrante no debería enfrentar complicaciones para llevar a buen puerto la esperada transición, sin embargo, dependerá de la certidumbre que logre trasmitir tanto al sector empresarial como al público inversionista internacional –institucional y/o individual- para conservar la calificación crediticia del país, así como su permanencia como economía emergente en el Índice MSCI Inc., que en estricto sentido pondera el desempeño de diferentes Fondos de Inversión y/o Cobertura de forma global -entre otras herramientas-, lo cual es importante toda vez que las inversiones institucionales a nivel internacional como los Fondos de Pensiones, por disposición oficial, solo pueden invertir en activos emitidos por economías emergentes y/o desarrolladas independientemente que se trate de instrumentos de Deuda o Renta Variable, siendo esta la importancia de monitorear el dinamismo de la economía mexicana a través del Exchange Traded Fund (ETF) Mexico iShares MSCI ETF EWW conformado por una cesta de Emisoras Mexicanas de diferente capitalización incluido un Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces (FIBRA), mismo que cerró la jornada del viernes 29 de Junio en niveles cercanos a los 47.15 USD por Título, lo cual nos permite inferir que mientras la cotización se mantenga por arriba del Soporte ubicado en 47.00 USD por Título, las posibilidades de recuperar el terreno perdido durante los meses de campaña derivado de la incertidumbre en su momento generada por las variables tanto internas como externas son factibles.

EWW (Mexico iShares MSCI ETF EWW) Daily Chart 1 Year
Fuente: Barchart
En cuanto al Peso Mexicano, cerró la misma jornada del 29 de Junio ligeramente por debajo de la Resistencia ubicada en 20.00 Pesos por Dólar en el Mercado Spot siendo este último el Pivot Price a monitorear para proceder en consecuencia con el diseño y administración de nuestras estrategias de Cobertura Financiera.

USD/MXN (Dólar Americano vs; Peso Mexicano) Daily Chart 1 Year
Fuente: Barchart
Así las cosas y conscientes de que ha llegado el momento de pasar de los dichos a los hechos y que estos últimos pueden ser diferentes a los ofrecimientos de campaña en su momento realizados por quien habrá de gobernar México durante el próximo sexenio, es oportuno tener presente que toda política pública siempre será perfectible, por lo que deberemos estar abiertos a la posibilidad de hacer las adaptaciones correspondientes acorde con las condiciones del entorno, sin que lo anterior signifique abandonar aquello que ha demostrado ser exitoso y que sin lugar a dudas lo hay, mucho menos retroceder a los usos y costumbres del pasado propios de un modelo institucional extractivo, por el contrario, deberemos dar paso a la consolidación de un modelo institucional inclusivo propio del Siglo XXI que es lo que México necesita para mejorar su tasa de crecimiento y alcanzar un nivel de desarrollo integral en beneficio de la sociedad en su conjunto, aprovechando para tal efecto tanto las ventajas absolutas como las ventajas comparativas con las que contamos, al tiempo que se fortalece el sistema educativo dual para pasar del saber al hacer y del hacer al ser, mientras que se fomenta y apoya la cultura económica y financiera, de forma particular la creación y consolidación de las Fuentes de Financiamiento Alternativas como los Investment Club, Venture Capital Fund o Private Equity Fund –respectivamente- que son proveedoras de Capital Semilla para los proyectos productivos y/o nuevas unidades de negocio generadoras de valor agregado y Capital de Riesgo para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMES) -que generan más de dos tercios de los puestos de trabajo productivos del país- con potencial de crecimiento, ya sea para integrarse a las cadenas de valor de las empresas exportadoras directas, incursionar en un mercado de exportación o internacionalizarse, conscientes de que debe haber tanta iniciativa privada (IP) como sea posible pues es ésta la que genera los puestos de trabajo productivos y tanto gobierno como sea necesario para que regule y haga cumplir las reglas del juego sin que lo anterior signifique tomarse atribuciones que no le corresponden, poniendo de manifiesto que la prosperidad de los pueblos no es cuestión de izquierdas ni derechas, sino de racionalidad económica, la cual establece que dicha prosperidad no depende exclusivamente de su gobierno sino de sus empresas que son las que generan el valor agregado para satisfacer las necesidades de los consumidores y estas a su vez de su personal que es el activo más valioso con el que cuentan, demostrando por lo tanto que los globos no se elevan por el color del hule, sino por lo que llevan dentro.

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán
CEO/Money Manager FX Global Management, LLC, Member of the National Association of Investors Corporation –NAIC-
Autor del libro “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -1ª y 2ª Edición-

Nota: Los comentarios emitidos en el presente tienen como propósito mantener informados a los grupos de interés de FX Global Management, LLC de la conformación de las estrategias de inversión, negociación y cobertura financiera por dicha entidad administradas, por lo que no deben considerarse como una recomendación de inversión, negociación o cobertura financiera dirigida al público en general, poniendo de manifiesto que es responsabilidad de cada cual la toma de decisiones en cuanto al manejo de sus activos financieros.