Resumen Semanal de Mercados del 4 al 8 de septiembre de 2017.

Antes de entrar en materia con el tema objeto de análisis de nuestro Resumen Semanal de Mercados, empecemos por hacer un breve recuento de los diferentes fenómenos naturales suscitados a lo largo de las últimas semanas, desde el huracán Harvey que golpeara el Estado de Texas en los Estados Unidos, la tormenta tropical Lidia que causara devastación en Baja California Sur, México, hasta el huracán Irma que empezara por arrasar todo a su paso por el Caribe hasta llegar a las costas de la Florida también en los Estados Unidos, acompañado del huracán José que siguiera la misma trayectoria, terminando con el huracán Katia que amenazara las costas del Golfo de México, particularmente del territorio nacional –México-, fenómeno natural al que se adelantara el sismo de 8.2 grados en la escala de Richter que tuviera lugar entre la noche del jueves 7 y la madrugada del viernes 8 de septiembre en las costas del Estado de Chiapas, afectando –principalmente- los Estados de Chiapas, Tabasco y Oaxaca, todos ellos desastres naturales que además de las pérdidas humanas que en sí mismas son lamentables, están acompañados de las pérdidas económicas, lo cual por impopular que parezca es necesario tener presente para entender la relación del Sistema Financiero como auxiliar en la reactivación económica tras una catástrofe natural de esta naturaleza y por ende la importancia que tiene para todo agente económico familiarizarse con aquellos temas de índole económico y financiero que por más áridos que parezcan, tienen una estrecha relación con nuestro diario acontecerpues recordemos que la Economía es una ciencia social cuyo campo de acción no se limita a cuestiones propias de oferta y demanda, sino a la optimización en el manejo de los limitados recursos con los que disponemos para satisfacer las ilimitadas necesidades de la sociedad en su conjunto.

En este contexto y manifestando nuestra solidaridad con todos aquellos que de forma directa o indirecta han sido afectados por dichos fenómenos naturales y haciendo referencia a la palabra de sabiduría que dice “…al Cesar lo que es del Cesar…” en relación al papel de las contribuciones que deben ser pagadas al Estado, podemos entender que los impuestos son, en estricto sentido, la forma en que el Estado genera los ingresos necesarios para cubrir el gasto público, el cual como sabemos está conformado por gasto social, entendido –por ejemplo- como servicios de salud, educación o infraestructura, gasto económico que es aquel relacionado con la construcción de los hospitales, escuelas, carreteras, suministro de agua potable y alcantarillado, luz eléctrica, telecomunicaciones, etc., y el gasto corriente, comprendido –entre otros rubros- por los sueldos y salarios de todos aquellos que habrán de prestar sus servicios profesionales para cumplir con lo anterior, poniendo de manifiesto que si bien es preciso mejorar los sistemas recaudatorios y más aún la distribución de lo recaudado, no está a discusión si debemos o no pagar impuestos.

No obstante, es oportuno recordar que cuando el gasto público es mayor que lo recaudado, el Estado suele emitir Deuda Soberana con la finalidad de hacer frente a dicho gasto público, ejemplo concreto de lo anterior lo podemos apreciar en la resolución que tuviera lugar en los Estados Unidos durante la semana comprendida entre el 4 y el 8 de septiembre respecto al incremento del techo del endeudamiento aprobado por el Congreso para evitar -al menos durante lo que resta del 2017- el denominado “cierre del gobierno”. Destacando que la Deuda Soberana si bien permite al Estado obtener el financiamiento requerido en las mejores condiciones posibles, también es cierto que no ha sido creada para multiplicar el valor de nuestro patrimonio en el largo plazo, pues al tratarse de un instrumento de Deuda, la Tasa de Retorno esperada suele ser modesta, tanto que en algunos casos es superada por la inflación, por lo que a este tipo de instrumento solo deberá destinarse aquel porcentaje de nuestro patrimonio cuya liquidez es nuestra prioridad y no así aquel porcentaje que pretendemos se multiplique en el mediano y largo plazo, pues para este caso existen los instrumentos de Renta Variable como las Acciones o los Exchange Traded Funds o ETF´s que nos permiten poseer una participación accionaria diversificada con la adquisición de un mismo instrumento, en el entendido que existen ETF´s cuyo principio y fundamento es proporcionar financiamiento a un determinado universo de emisoras en el mediano y largo plazo y otros cuyo principio y fundamento es la diversificación y administración de riesgos –por ejemplo- sobre las fluctuaciones en el Tipo de Cambio.

En este orden de ideas y poniéndolo en contexto con el tema objeto de análisis que nos ocupa, destaca el papel que juega el Sistema Financiero y de forma particular las Aseguradoras como auxiliares para la prevención y eventual reconstrucción de los daños causados por los desastres naturales como los recientemente suscitados, pues recordemos que las Aseguradoras tienen como parte integral de su objeto social asumir el riesgo que nosotros no deseamos, para lo cual es preciso realizar el pago de una cantidad de dinero conocida como “prima”, conscientes de que dicha “prima” no tiene como finalidad multiplicar nuestro patrimonio, sino trasladar –como hemos referido- el riesgo que no estamos dispuestos a asumir, de modo que si al término del periodo contratado no se presenta ninguna eventualidad, la suma pagada a la Aseguradora por concepto de “prima” pasará a formar parte de sus ingresos y eventual Fondo de Reservas, caso contrario, la Aseguradora cubrirá el daño objeto del aseguramiento acorde con lo contratado, haciendo uso para tal efecto del referido Fondo de Reservas y/o transfiriendo a su vez parte del riesgo asumido a un tercero llamado Reaseguradora.

Hasta este punto todo parece claro, sin embargo la pregunta obligada de cara a una catástrofe natural podría ser; ¿Cómo podemos contribuir con la recuperación integral de una determinada plaza como Houston o Miami tras el paso de un huracán, o cualquiera de las entidades federativas del territorio nacional –México- afectadas por un fenómeno similar o como el sismo recientemente suscitado?

Pues bien, la respuesta es simple, lo complicado es crear la cultura económica y financiera entre los diferentes agentes económicos para que cada cual esté en condición de poner su granito de arena acorde con su propia restricción presupuestaria y de esta forma cumplir dicho propósito, es decir, optimizar el manejo de nuestros recursos financieros sin necesidad de asumir compromisos adicionales que afecten nuestro estilo de vida, obteniendo un beneficio económico ya sea por concepto de las ganancias de capital, el pago de dividendos o una combinación de ambos, al tiempo que se administran los riesgos asociados a la rotación del dinero como las fluctuaciones en los Tipos de Cambio, pudiendo ser a través de instrumentos de inversión de Renta Variable como el ETF PAVE conformado por una cesta de emisoras pertenecientes al INDXX U.S. Infrastructure Development Index si lo que buscamos es destinar un porcentaje de nuestro patrimonio a la reconstrucción de la infraestructura de los Estados Unidos, mismo que ha venido ganando terreno ante la evidente inversión en infraestructura que deberá realizarse en el mediano y largo plazo o bien mediante el ETF EWW conformado por una cesta de emisoras mexicanas de diferente capitalización si lo que pretendemos es fortalecer la planta productiva de México, al tiempo que destinamos un porcentaje de nuestro patrimonio al ETF XLF conformado por una cesta de emisoras pertenecientes al Sector Financiero, destacando que poco más del 30% de su cartera está compuesto por Aseguradoras.

Desde luego, conscientes de la rotación del dinero y los riesgos asociados a esta última, es que deberemos destinar un porcentaje de nuestro patrimonio a la administración de riesgos relacionados con las fluctuaciones en los Tipos de Cambio, para lo cual es conveniente dar seguimiento al Índice del Dólar Americano a través del Dow Jones FXCM Dollar Index mismo que cerró la jornada del viernes 8 de septiembre ligeramente por debajo de las 11,780 unidades tras haber alcanzado un mínimo –Low- en niveles de 11,750 –lo cual puede favorecer las exportaciones de los Estados Unidos-, mientras que instrumentos como el oro se benefician de la rotación del dinero mediante instrumentos como el ETF GDX que superara la Resistencia de los 25 dólares por título acorde con lo comentado en nuestro Resumen Semanal previo, para cerrar la misma jornada ligeramente por debajo de las 25.25 unidades.

Dow Jones FXCM Dollar Index 1 Year Daily Chart
Fuente: TD Ameritrade

 

GDX (Veneck Vectors Gold Miners ETF) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

 

Desde luego, como hemos comentado en diferentes ocasiones, en la actualidad es posible llevar a cabo nuestras estrategias de inversión, diversificación y/o cobertura financiera indistintamente de forma individual si nuestra restricción presupuestaria lo permite o bien mediante algún Fondo de Inversión disponible a través del Sistema Financiero o mejor aún, integrándonos a un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con nuestros intereses consideremos pertinente, siempre conscientes de las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa propias de la actividad financiera bursátil y desde luego de las diferencias existentes entre invertir en calidad de cliente de algún Intermediario Financiero y hacerlo mediante un Investment Club, pues recordemos que estos últimos no tienen clientes sino inversionistas asociados con intereses en común, para los cuales el Intermediario Financiero es un aliado estratégico entendido como proveedor de acceso al Mercado, por lo que los inversionistas asociados de todo Investment Club se reservan el derecho de contratar los servicios del Intermediario Financiero que mejor convenga a sus intereses, al tiempo que mantienen total y absoluta autonomía de gestión respecto al manejo de sus inversiones, algunas de las cuales suelen favorecer al Sector y/o Industria de su preferencia partiendo de la premisa que el capital puesto a disposición de la actividad económica y productiva no solo permite multiplicar el valor de nuestro patrimonio, sino también contribuir de forma significativa con el crecimiento y desarrollo sostenido local, regional y global, poniendo de manifiesto la importancia de adquirir las competencias mínimas indispensables en materia de Principios de Economía Empresarial para con ello pasar de un modelo económico lineal que aquí y ahora está terminando con los limitados recursos de los que disponemos, particularmente los naturales, con consecuencias catastróficas derivadas –entre otros aspectos- del calentamiento global, hacia un modelo económico circular que nos permita optimizar el manejo de los limitados recursos de los que disponemos para satisfacer las ilimitadas necesidades de la sociedad en su conjunto, tema también abordado en la 2da Edición de “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” cuyo autor es José Luis Lecona RoldánMBA y Money Manager de FX Global Management, LLC, Investment Club miembro de la National Association of Investors Corporation –NAIC-.

 

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

CEO/Money Manager FX Global Management, LLC