Resumen Semanal de Mercados del 28 de agosto al 1° de septiembre de 2017.

Una vez trascurridos cinco años de la administración del presidente de México Enrique Peña Nieto y estando en la víspera de los comicios electorales del 2018 en medio de un entorno económico-comercial y político-social incierto a nivel nacional, regional y global, es oportuno hacer un alto en el camino y realizar un balance objetivo de las cosas, en donde separando lo deseable de lo posible y reconociendo nuestras áreas de fortaleza y áreas de oportunidad y desde luego, nuestros aciertos y desaciertos que como país  tenemos, podamos encontrar alternativas de solución que nos permitan fortalecer y dar continuidad a todo aquello que nos ha permitido consolidarnos como economía emergente, al tiempo que corregimos el rumbo de todo aquello que nos mantiene como economía en vías de desarrollo con precarios resultados y en algunos casos nulos en determinados rubros, lo cual como hemos comentado con anterioridad, es tarea de todos y cada uno de los agentes económicos, es decir, del Estado en sus tres órdenes de gobierno –federal, estatal y municipal- y respectivos poderes –ejecutivo, legislativo y judicial- en su calidad de administrador de los recursos, la Iniciativa Privada (IP) incluidas las MIPYME´s y las grandes empresas, así como los  Sectores Importador y Exportador como los generadores de los puestos de trabajo productivos tanto directos como indirectos y desde luego la sociedad en su conjunto, en donde todos -sin excepción- estamos incluidos independientemente de nuestra edad, género, lugar de origen, residencia, actividad preponderante y afiliación partidista para el caso de aquellos simpatizantes y/o militantes de un determinado partido político cualquiera que este sea.

Con base en lo anterior y conscientes de que la prosperidad de un país no es cuestión de izquierdas o  derechas sino de racionalidad económica y que esta a su vez no tiene color de identidad, empecemos por recordar que las águilas son capaces de emprender el vuelo y recorrer considerables distancias gracias a que tienen dos alas, una izquierda y una derecha, las cuales a su vez trabajan en total y absoluta armonía, puesto que lo importante para lograr su objetivo entendido como emprender el vuelo y recorrer considerables distancias no es el protagonismo sino el trabajo colaborativo en beneficio de dicho objetivo, caso contrario por más grande que sea el águila no podrá emprender vuelo alguno y en caso de hacerlo no será de forma sostenida ni mucho menos con una dirección definida, trayendo como resultado un consumo además de innecesario, excesivo e irresponsable de los limitados recursos con los que dispone, provocando en consecuencia el colapso temporal o definitivo del águila.

Ejemplo concreto del escenario descrito es el caso de Venezuela, país Latinoamericano que fuera considerado el más “rico” de la región al poseer una de las reservas de petróleo más grandes del mundo, sin embargo, debido a una serie de políticas públicas populistas ha derivado en una crisis económica, política y social sin precedentes, destacando que el populismo no es propio de las izquierdas o las derechas, baste con tener presente el caso de la actual administración de los Estados Unidos, misma que logro consolidarse gracias a que supo decir a los electores lo que estos querían escuchar y no así lo que tenían que saber, situación que es oportuno señalar, perfectamente podría replicarse en diferentes países y México no es la excepción.

Considerando los ejemplos anteriormente expuestos, entendamos que nada en esta vida es gratuito como refiriera el economista estadounidense Milton Friedman profesor de la Universidad de Chicago, pues todo tiene un costo y deberá ser pagado en tiempo y forma, en el más eficiente de los casos existen subsidios pagaderos con cargo al contribuyente, el cual por cierto, no siempre se ve beneficiado de dichos subsidios.

Así las cosas y con la finalidad de evitar escenarios indeseables, es indispensable poner atención a los discursos de campaña de quienes aspiran a ocupar un cargo de elección popular, particularmente la presidencia de la república –quien quiera que este sea- y exigir a estos que nos hagan saber las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa propias de sus respectivas propuestas, lo cual significa que deberán decirnos la forma de hacer las cosas y no así limitarse a decirnos lo que pretenden hacer, pues en estricto sentido esto es lo que todos quisiéramos y objetivamente nadie mejor que los propios electores para describir las necesidades de la sociedad en su conjunto, por lo que es estéril escuchar un discurso populista de esta naturaleza sin importar quién sea el emisor de este, mucho menos su color de identidad entendido como partido político, poniendo de manifiesto –una vez más- la importancia que tiene el que se nos diga lo que tenemos que saber y no así si lo que aquellos que estando menos o mal informados quieren oír.

Así las cosas y conscientes de la importancia que tiene el cumplimiento del Estado de Derecho y poniendo este último en contexto con el ejercicio de las funciones presidenciales en México cuya duración es de seis años, queda claro que lo importante no es el nombre del presidente de la república, pues al final del día este solo será el administrador en turno durante un periodo de seis años, sino las aportaciones que su gestión haga en beneficio de la sociedad en su conjunto, conscientes de las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa propias del costo de oportunidad que toda toma de decisiones implica, las cuales por supuesto son aplicables también para el caso de las políticas públicas.

Considerando lo anterior y poniéndolo en contexto en esta ocasión con la actualidad de nuestro entorno, es oportuno recordar que antes de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o TLCAN celebrada a principios de la década de los 90´s, el peso mexicano era considerado como “divisa exótica” mientras que en la actualidad, poco más de veinte años después, es la séptima divisa más negociada dentro del Mercado Internacional de Divisas, lo cual a su vez la hace pagar el costo de la competitividad -como ocurre con las divisas de los países desarrollados- al ser utilizada como instrumento de diversificación y/o cobertura financiera, explicando lo anterior las razones por las cuales no podemos ni debemos seguir atribuyendo en exclusiva al Estado y/o al Banco de México –BANXICO- la estabilidad del Tipo de Cambio, pues esta obedece en gran medida a la percepción del público inversionista internacional –individual y/o institucional- respecto a los diferentes acontecimientos económico-comerciales y político-sociales tanto nacionales, como regionales y desde luego globales, por lo que es menester de todo aquel relacionado con el Comercio y Negocios Internacionales considerar como parte intrínseca de la administración de sus respectivas tesorerías el diseño e implementación de sus estrategias de cobertura financiera ya sea sobre los Tipos de Cambio, Commodities, Índices Bursátiles o cualquier otro valor subyacente susceptible de afectar positiva o negativamente el valor de sus activos financieros y/o poder adquisitivo, lo cual es aplicable independientemente de cuales sean nuestros mercados de importación o exportación y del porcentaje que estos representen para el dinamismo económico del país –México-.

Así las cosas y considerando la 2da ronda de las negociaciones del TLCAN celebradas en la Ciudad de México durante los primeros cinco días del mes de septiembre, es oportuno tener presente que si bien existe la posibilidad de que dicho Acuerdo Comercial llegue a su fin, al menos de forma trilateral en caso de decidirlo la actual administración de los Estados Unidos, también es cierto que dicha toma de decisiones no tendría lugar de forma inmediata, pues por cuestiones de orden, el país miembro interesado en abandonar el Acuerdo, deberá notificarlo a sus contrapartes de forma oficial y luego de transcurrido un periodo de seis meses es que tendría lugar lo anterior en caso de ser aprobada la propuesta de abandonarlo por parte del poder legislativo del país que promueve su separación, de forma similar a lo que habrá de ocurrir respecto a la intención de la actual administración de los Estados Unidos en cuanto a abandonar el Acuerdo de París relacionado con el Cambio Climático, mismo que establece que ningún país firmante podrá retirarse sino hasta después de tres años, previo a haber sometido a consideración su intención un año después de firmado el Acuerdo, es decir, si el Acuerdo se firmó en noviembre 2017, Estados Unidos oficialmente podría someter a consideración su intención de retiro en noviembre de 2018, hecho lo cual esperar tres años para retirarse, lo cual de ocurrir sería durante o después del 2020, fecha para la que tendría lugar la elección presidencial en dicho país, de acuerdo con lo comentado por Javier Sierra, de Sierra Club, una de las organizaciones ambientales más antiguas -125 años de existencia-, más grande y de mayor influencia en los Estados Unidos, lo cual es importante tener en cuenta, toda vez que además de las cuestiones ambientales, es necesario considerar las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa entre las energías fósiles y las energías renovables, en donde la diferencia entre estas es abrumadoramente favorable para las energías renovables, baste con tener presente el dinamismo económico derivado de una y contrastarlo respecto a la otra, lo cual incluye desde luego, el número de puestos de trabajo generados en cada caso y las expectativas dentro de las diferentes industrias como la automotriz cuya apuesta es por los vehículos híbridos y eléctricos en un futuro próximo. Con este antecedente en mente, es oportuno señalar que en caso de que Estados Unidos decida abandonar el TLCAN, entrarían en vigor las reglas de la Organización Mundial del Comercio –OMC- por lo que lo importante para México y los mexicanos no es en sí misma la continuidad del TLCAN sino lo que vamos a hacer para proceder en consecuencia con TLCAN, sin TLCAN o a pesar del TLCAN, empezando por tomarnos el tiempo para adquirir las competencias en materia de Principios de Economía Empresarial para entender el fenómeno relacionado con la rotación del dinero y con ello las fluctuaciones en los Tipos de Cambio y su repercusión dentro del flujo circular de la economía a nivel local, regional y global.

En este contexto y considerando que durante el mes de agosto se crearon 156,000 puestos de trabajo no agrícolas en los Estados Unidos, cifra aunque positiva, inferior a lo esperado, se suman los resultados derivados del huracán Harvey, los cuales entre daños materiales, salarios perdidos y negocios interrumpidos se estiman en el orden de 75 Mil Millones de Dólares de acuerdo con Mark Zandi, economista en jefe de Moody’s Analytics, poniendo de manifiesto que las prioridades de la administración de los Estados Unidos deberán ser diferentes a la construcción de un muro fronterizo con México o el abandono del TLCAN, máxime cuando el Estado de Texas es considerado como el Estado NAFTA o TLCAN por excelencia, toda vez que es uno de los principales beneficiarios de dicho Acuerdo Comercial al ser México el destino de más de un tercio de sus exportaciones generando un intercambio comercial equivalente a 175 Mil Millones de Dólares anuales, del cual más de 90 Mil Millones de Dólares corresponden a exportaciones realizadas desde Texas hacia México, generando a su vez más de 380 mil puestos de trabajo en los Estados Unidos, mismos que aquí y ahora son de suma importancia particularmente para la Ciudad de Houston que además de ser la 4ª Ciudad más grande de los Estados Unidos, perfectamente puede ser considerada como parte integral del dinamismo económico de dicho país, específicamente en materia energética, por lo que la reconstrucción de los daños aquí y ahora son una prioridad que invariablemente es susceptible de beneficiar al Sector de la Infraestructura –de acuerdo con lo comentado en nuestro Resumen Semanal previo-  como se puede observar en el comportamiento del ETF PAVE conformado por diferentes emisoras pertenecientes al INDXX U.S. Infrastructure Development Index que experimentara una recuperación para cerrar la jornada del viernes 1° de septiembre en niveles superiores a los 14.50 dólares por título situándose por arriba del Promedio Móvil (MA) 200 Daily Chart.

PAVE (Global X US Infrastruture Dev ETF) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

 

No obstante lo anterior, es oportuno señalar que la estridencia política de la Casa Blanca y las condiciones generales del entorno nacional, regional y global que la rodean, han propiciado que el Índice del Dólar Americano manifiesto a través del Dow Jones FXCM Dollar Index experimentara una volatilidad considerable durante la semana comprendida entre el 28 de agosto y el 1° de septiembre que lo llevaran a tocar el Soporte referido por este medio en nuestro Resumen Semanal previo ubicado en torno a 11,860 unidades para recuperarse y cerrar la jornada del viernes 1° de septiembre en niveles ligeramente superiores a las 11,915 unidades ubicándose justo en torno al MA 50 Daily Chart, mientras que el peso mexicano cerrara la misma jornada en torno a 17.80 pesos por dólar americano permaneciendo entre los MA 20 y 50 Daily Chart.

Dow Jones FXCM Dollar Index 1 Year Daily Chart
Fuente: TD Ameritrade

 

USD/MXN (Dólar Americano vs; Peso Mexicano) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

 

A la luz de esta realidad, es que el público inversionista saliera en busca de instrumentos refugio como el oro a través de diferentes instrumentos como el ETF GDX conformado por una cesta de emisoras relacionadas con la minería y de forma particular con el oro, el cual cerro la semana ligeramente por debajo de 24.80 dólares por título posicionándose por arriba de los MA 20, 50, 100 y 200 Daily Chart, por lo que de mantenerse este sentimiento dentro del Mercado es de esperarse un rompimiento de la barrera ubicada en los 25 dólares por título hasta alcanzar un Target en las 26 unidades, lo cual como sabemos dependerá de las condiciones generales del entorno y la percepción que de esto tenga el Mercado entendido como público inversionista internacional –individual y/o institucional- a lo largo de las jornadas venideras, particularmente las comprendidas durante la 1er semana del mes de septiembre que constará de cuatro sesiones debido al día del trabajo –Labor Day- en los Estados Unidos que mantendrá cerrados los Mercados Financieros el lunes 4 de septiembre, por lo que será importante estar pendiente de lo anterior para proceder en consecuencia con el diseño y administración de nuestras estrategias de inversión, diversificación y cobertura financiera, tema también abordado en la 2da Edición de “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” cuyo autor es José Luis Lecona RoldánMBA y Money Manager de FX Global Management, LLC, Investment Club miembro de la National Association of Investors Corporation –NAIC-.

 

GDX (Veneck Vectors Gold Miners ETF) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

 

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

CEO/Money Manager FX Global Management, LLC