Resumen Semanal de Mercados del 10 al 14 de julio de 2017.

Teniendo como punto de partida que no hay progreso sino hay capitalización y no hay capitalización sino hay ahorro, al tiempo que este último es puesto a disposición de la actividad productiva, empecemos por destacar la diferencia entre ahorro e inversión desde la perspectiva de la sociedad en su conjunto, en donde ahorro es aquel porcentaje de nuestros ingresos cuya liquidez es una prioridad para nosotros, mientras que inversión es aquel porcentaje de nuestros ingresos cuya liquidez no es una prioridad sino su multiplicación en el mediano y largo plazo.

Con base en lo anterior y conscientes de la existencia del Sistema Financiero cuyo principio y fundamento es vincular a los agentes económicos con excedentes de capital en busca rendimientos con aquellos agentes económicos en busca de fuentes de financiamiento para la creación de infraestructura, puesta en marcha y/o consolidación de las diferentes unidades de negocio -generadoras de puestos de trabajo directos e indirectos- en condiciones competitivas mediante la emisión de instrumentos de Deuda tanto para el caso del Estado y la Iniciativa Privada (IP) como Renta Variable para esta última, es que podemos entender que las inversiones productivas no se limitan al financiamiento directo obtenido por las empresas, sino que son extensivas a las inversiones captadas mediante el ahorro fraccionado de la sociedad en su conjunto a través –por ejemplo- de los Fondos de Inversión incluidos los Fondos de Ahorro para el Retiro, en donde estos últimos conformarán su cartera acorde con el perfil de los ahorradores en función de su edad, pues mientras que una persona económicamente activa que recién empieza su carrera laboral buscará maximizar sus rendimientos en el mediano o largo plazo, aquellas personas cercanas a la edad de retiro buscarán mayor liquidez, explicando lo anterior la razón por la cual algunos portafolios de inversión concentran su atención en instrumentos de Deuda, mientras que otros lo hacen en instrumentos de Renta Variable o una combinación de ambos.

En este orden de ideas y conscientes de que nuestros ingresos son susceptibles de proporcionar financiamiento tanto al Estado como a la IP y con ello contribuimos con la reactivación económica mejorando las condiciones de nuestro entorno ya sea a nivel local, regional o global, consideremos que aquel porcentaje de nuestro patrimonio cuya liquidez es una prioridad para nosotros deberá destinarse a los instrumentos de Deuda -Soberana o Privada- no obstante esta última nos ofrezca una renta moderada, pues recordemos que la única forma probable de multiplicar nuestro patrimonio es poniéndolo a trabajar en el mediano o largo plazo, situación que no necesariamente ocurre con los instrumentos de Deuda, particularmente aquellos que nos ofrecen mayor liquidez, mientras que aquel porcentaje de nuestro patrimonio cuya liquidez no es nuestra prioridad sino su multiplicación, deberá destinarse a la inversión en instrumentos de Renta Variable como las Acciones o Exchange Traded Funds –ETF´s, entre otros, lo cual desde luego, podemos llevar a cabo de forma individual si nuestra restricción presupuestaria lo permite o de forma colectiva ya sea mediante algún Fondo de Inversión disponible en el Sistema Financiero o en su defecto conformando nuestro propio Investment Club o integrándonos a uno ya establecido que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con nuestros intereses consideremos pertinente, para lo cual será necesario conocer, entender y aceptar las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa, así como los derechos y obligaciones que cada una de las figuras anteriormente referidas lleva implícitas.

Así las cosas y considerando que en la actualidad el acceso a los Mercados Financieros Internacionales está al alcance del público en general indistintamente por medios tradicionales o electrónicos independientemente de su restricción presupuestaria, es oportuno recordar que no todos los instrumentos tienen el mismo principio y fundamento, pues mientras algunos están diseñados para proporcionar financiamiento a los emisores como los anteriormente referidos y que forman parte del Mercado de Valores, también existen aquellos instrumentos pertenecientes al Mercado de Derivados sean estos Regulados o los denominados Over the Counter –OTC- que en estricto sentido no cuentan con una arena física para su operación como es el caso del Mercado Internacional de Divisas o FOREX por su abreviación en Inglés –entre otros-, cuyo principio y fundamento es la administración de riesgos y la diversificación de portafolios de inversión, destacando que algunos de estos instrumentos no están disponibles para los ciudadanos/residentes en determinados países como es el caso de los Contract or Certificate for Difference –CFD´s, poniendo de manifiesto la importancia de familiarizarnos con el Mercado e instrumento con el que pretendamos llevar a cabo nuestras estrategias de inversión, diversificación o cobertura financiera puesto que cada uno de estos tiene su propia dinámica, requerimientos, posibilidades y limitaciones, reiterando que no todos los instrumentos están diseñados para atender los mismos requerimientos y expectativas del público inversionista de forma generalizada, particularmente los pertenecientes al Mercado de Derivados incluido FOREX en virtud del Apalancamiento Financiero o Leverage que los caracteriza que si bien puede incrementar nuestra capacidad de negociación con cantidades de dinero reducidas, también incrementa el nivel de riesgo asumido.

Conscientes de lo anterior y sin que esto signifique que un Mercado es mejor que el otro es que podremos determinar si una estrategia de negociación al interior de los Mercados Financieros Internacionales es aplicable en nuestro caso o no y en caso de serlo, será necesario preguntarnos si estaremos en condición de llevarla a cabo por cuenta propia mediante algún Discount Broker también entendido como proveedor de acceso electrónico al Mercado, en cuyo caso seremos un Selftrader o si deberemos designar a un tercero entendido como Money Manager para que se haga cargo de esta tarea, conscientes de que este Money Manager deberá ser recompensado por su trabajo por nosotros mismos, razón por la cual es importante considerar la diferencia entre un Ejecutivo de Cuenta y un Asesor Financiero Independiente, pues aun cuando el primero goza del privilegio de formar parte del Staff de un Intermediario Financiero, lo cierto es que suelen enfrentar un conflicto de interés considerable, toda vez que –en la mayoría de los casos- sus ingresos están directamente relacionados con la cantidad de operaciones realizadas independientemente de los resultados de estas, es decir, dependen de las comisiones cobradas derivado de los productos financieros colocados y/o el número de operaciones de compra-venta realizadas independientemente de que dichas transacciones resulten ganadoras o perdedoras, a diferencia del segundo que además de no formar parte del Staff del Intermediario Financiero en cuestión,  al tener carácter fiduciario entendido como anteponer los intereses del público al cual atiende por encima de los propios y por ende del Intermediario Financiero, es que sus honorarios se fundamentarán en un porcentaje sobre las utilidades generadas y no así en el valor principal del patrimonio del inversionista y los movimientos realizados con este último.

Dicho lo cual y teniendo claro que somos los únicos responsables de la toma de decisiones en el manejo de nuestras inversiones, recordemos que si nuestra intención es beneficiarnos de la rotación del dinero para maximizar nuestras ganancias, al tiempo que minimizamos los riesgos asociados a nuestras estrategias de inversión de mediano y largo plazo, existen alternativas que nos pueden permitir cumplir con dicho propósito, algunas de las cuales se fundamentan en la operación simultanea de Acciones con Opciones como es el caso del SPDR SPY –descrita en la 2ª Edición de “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” -, estrategia que también podemos llevar a cabo indistintamente del Sector o Industria de nuestro interés ya sea de forma local, regional o global, contando con la protección de un Seguro de Protección al Ahorro mediante la operación simultanea de diferentes ETF´s como UUP y UDN que al dar seguimiento al Índice del Dólar Americano –a la alza y a la baja respectivamente- nos permiten obtener un Hedge para preservar el valor de nuestros activos financieros, mientras comprometemos un porcentaje de nuestro portafolio de inversión en posiciones de tipo Swing Trading bajo la modalidad Scaling In and Out con el auxilio de estrategias Intraday para aprovechar los movimientos de corto plazo –por ejemplo- con el ETF EEM conformado por emisoras de países emergentes que se ha mantenido dentro de un Canal Ascendente –Bull Trend alcanzando un nuevo máximo en torno a 43.45 dólares por título de acuerdo con lo comentado en nuestro Resumen Semanal de Mercados previo, ETF del cual forma parte México cuya divisa cerró la jornada del viernes 14 de julio en torno a 17.55 pesos por dólar en el Mercado Spot, lo cual la hace la divisa de un país emergente con el mejor Performance en lo que va de 2017 hasta el momento de redactar el presente.

EEM (iShares MSCI Emerging MKTS ETF) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

 

USD/MXN (Dólar Americano vs; Peso Mexicano) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

Desde luego, hoy como siempre es imperativo recordar que nuestras ganancias deben ser cuantificadas en términos porcentuales y no así en términos de dinero, pues esto nos puede llevar a perder la proporción de las cosas al grado de no existir cantidad de dinero que nos deje satisfechos, tan importante como lo anterior, debemos tener presente que los Mercados de Renta Variable son una arena reservada para capital de riesgo entendido como aquel porcentaje de nuestro patrimonio cuya liquidez no sea una prioridad para nosotros con el cual nos podemos permitir asumir determinados riesgos incluidos la pérdida parcial o total del mismo, sin que lo anterior signifique que nuestra incursión dentro de los Mercados Financieros Internacionales es lo mismo que estar apostando en un casino, pues recordemos que toda actividad económica y productiva lleva un nivel de riesgo implícito independientemente que se trate de una inversión productiva o una inversión financiera susceptible de generar valor agregado en beneficio de la sociedad en su conjunto, poniendo de manifiesto que el riesgo no es el enemigo público a condenar, sino la constante que debemos aprender a administrar, empezando por destinar a toda inversión productiva de mediano o largo plazo sea de forma directa o mediante los Mercados Financieros Internacionales únicamente aquel porcentaje de nuestro patrimonio susceptible de asumir las relaciones costo-beneficio y riesgo-recompensa implícitas sin que lo anterior ponga en riesgo nuestra estabilidad económica y emocional y por ende nuestra calidad de vida, lo cual es responsabilidad única y exclusiva de nosotros mismos, tema también abordado en la 2da Edición de “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” cuyo autor es José Luis Lecona Roldán, MBA y Money Manager de FX Global Management, LLC, Investment Club miembro de la National Association of Investors Corporation –NAIC-.

 

 

 

 

 

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

CEO/Money Manager FX Global Management, LLC