Luego de una semana en la que se cumplieran 100 días de la toma de posesión del presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump y habiendo terminado el 1er mes del 2do trimestre del 2017, en donde el propio Donald Trump reconociera que no es tan fácil como él pensaba asumir las responsabilidades como 1er mandatario de la hasta ahora principal economía del mundo, es oportuno recordar la importancia de estar bien informados respecto a los aspectos geopolíticos, económicos, comerciales y sociales de nuestro entorno, mismo que por cuestiones de orden no se limita al aspecto local o regional, sino global, poniendo de manifiesto la importancia de asumir el rol como administradores globales para el caso de todos aquellos que estamos vinculados con la actividad económica y productiva independientemente de nuestra área de formación como refiriera en su momento -en torno a una conferencia universitaria en las instalaciones de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) Campus Querétaro a los alumnos de la primera generación de dicho plantel- el C.P.C. Guillermo García-Naranjo, Ex Socio Director General de KPMG en México, quien colaboró con dicho organismo durante casi 40 años, desempeñándose como miembro del Consejo Internacional de KPMG y de KPMG Américas, encabezando el clúster de México y Centroamérica y coordinando los esfuerzos que se hacían en toda la región, además de fungir desde hace más de 20 años como comisario de múltiples compañías de diferentes industrias y participando activamente en diversas asociaciones como el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), el Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM) y el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), desempeñándose actualmente como Presidente del Consejo Directivo del Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera Cinif.

Lo cual es particularmente importante considerando que uno de los activos más valiosos dentro del incierto mundo de los negocios es la información, sin embargo, para que esta información sea de utilidad es requisito indispensable saber qué hacer con ella, pues el simple hecho de estar enterados de los diferentes acontecimientos no es suficiente para identificar la utilidad que dicha información aporta a las unidades de negocio independientemente de su nivel de capitalización y la forma en que la toma de decisiones derivadas de lo anterior contribuye con el crecimiento y desarrollo sostenido de la economía –local, regional y global-, para mejorar la calidad de vida de la sociedad en su conjunto.

Con este antecedente en mente, empecemos por reconocer la importancia del trabajo colaborativo entre las diferentes disciplinas al interior de toda organización, en donde no hay lugar para el protagonismo, sino para la complementación, dejando de lado los ancestrales usos y costumbres en donde la atención se concentraba en un área en particular, pues es una realidad que para responder oportunamente a las preguntas básicas de economía entendidas como; ¿Qué producir? ¿Cómo producir? Y ¿Para quién producir? Es necesario llevar a cabo el Análisis PESTEL correspondiente en donde se incluyan las necesidades de los consumidores, sus hábitos de consumo, restricción presupuestaria, así como los alcances y limitaciones de la organización y la identificación de las relaciones costo beneficio y riesgo recompensa propias de la actividad productiva en cuestión, en donde la administración de riesgos no debe ser vista como algo ajeno, sino como parte integral de todo plan de desarrollo, pues como hemos comentado con anterioridad, el riesgo no es el enemigo público a condenar, sino la constante que debemos aprender a administrar para estar en condición de establecer en el presente los precios a los que estaremos negociando en el futuro sin que las fluctuaciones de las cotizaciones –por ejemplo- de los Commodities o Tipos de Cambio nos afecten al grado de tener que trasladar los eventuales incrementos en los costos de producción a nuestros precios de venta al público perdiendo en añadidura competitividad y con ello las posibilidades de permanecer entre las preferencias de los consumidores, pues por simple lógica, no es lo mismo contar con un presupuesto para dar oportuno cumplimiento con nuestras obligaciones de pago denominadas en dólares cuando el dólar se cotiza a 13.00 pesos por dólar que cuando este último se cotiza por arriba de 18.00 pesos por dólar.

Situación que para una economía como la mexicana que más que manufacturera es maquiladora es evidente, puesto que un considerable porcentaje de los componentes necesarios para llevar a cabo dicha manufactura o maquila tiene que ser importado, baste con citar que para el caso de la industria automotriz se importan hasta el 70% de los componentes, poniendo de manifiesto que no basta con atender puntualmente los aspectos de índole legal, contable o fiscal, pues si bien éstos son indispensables, también es cierto que no son los únicos, quizá lo fueron en el pasado, cuando la economía mexicana tenía un dinamismo diferente, hasta cierto punto propio de una economía cerrada, sin embargo, ante un escenario de apertura comercial en donde un considerable porcentaje del dinamismo económico está directamente relacionado con el comercio y los negocios internacionales independientemente que se trate de la industria manufacturera o de servicios como los relacionados con las telecomunicaciones cuyo pago a proveedores está denominado en divisa extranjera como el dólar americano, definitivamente la administración de riesgos debe formar parte integral de la planeación estratégica de toda organización cualquiera que sea su nivel de capitalización, caso contrario las posibilidades de mantener su competitividad serán limitadas pudiendo resultar en el eventual colapso de la organización, lo cual es oportuno señalar, no es responsabilidad del Estado, sino del propio empresario y sus respectivos grupos de interés entendidos como consultores de negocios, poniendo de manifiesto la importancia de adquirir las competencias mínimas indispensables en materia de “Principios de Economía Empresarial”, mismas que paradójicamente son vistas como algo tan elemental que se pasan por alto, lo irónico es que si son tan elementales estos principios básicos de economía empresarial, las preguntas obligadas podrían ser; ¿Por qué seguimos cometiendo sistemáticamente los mismos errores? ¿No será que aquello que asumimos dominar es precisamente nuestra principal área de oportunidad? Recordemos que si pretendemos obtener resultados diferentes, es necesario hacer las cosas de manera diferente, lo cual implica adaptarnos al cambio empezando por familiarizarnos con las condiciones actuales de nuestro entorno y auxiliarnos de las herramientas disponibles –por ejemplo- en materia de administración de riesgos, mismas que aquí y ahora están al alcance del común denominador de la población, particularmente de todo aquel relacionado con el comercio y negocios internacionales, sea de forma directa o indirecta sin importar su nivel de capitalización, el reto y principal desafío para nuestra región y de forma particular para México es que este segmento de la población decida familiarizarse con dichas herramientas e implementarlas como mecanismo de administración de riesgos y con ello optimizar el manejo de sus recursos; ¿Será posible que los mexicanos logremos adaptar nuestra cultura organizacional a las condiciones actuales de nuestro entorno global?

Es cierto que muchos de los retos y desafíos a los que nos enfrentaremos como consecuencia de las actuales condiciones del entorno global son imputables al Estado, algunos otros son propios del sector externo, sin embargo, es una realidad que el flujo circular de la economía se compone por cuatro conjuntos de agentes económicos, siendo estos 1) la sociedad, 2)  el Gobierno –Federal, Estatal y Municipal-, 3) el Sector Empresarial y 4) el Sector Exportador/Importador y estos cuatro conjuntos a su vez son susceptibles de formar un quinto subconjunto, pudiendo ser este subconjunto responsable de gran parte de nuestras áreas de oportunidad entendidas como impunidad que es el caldo de cultivo de la corrupción y por ende la falta de cumplimiento del Estado de Derecho, por lo que corresponde a cada cual identificar el conjunto al que pertenece y con toda objetividad preguntarse si forma parte de ese quinto subconjunto también comparable con un tumor cancerígeno que limita el crecimiento y desarrollo sostenido del país, conscientes de que podremos engañar al resto de la sociedad, pero nunca a nosotros mismos, lo cual es oportuno poner en contexto, toda vez que somos nosotros mismos los únicos responsables de hacer lo propio para mejorar las condiciones de nuestro propio entorno, por lo que ha llegado el momento de cambiar esa actitud que no hace más que esperar que los demás hagan algo por resolver las cosas, por una actitud que empiece por poner su granito de arena para solucionar las cosas, de modo que seamos parte de la solución y no del problema.

Considerando lo anterior y conscientes de las variables internas y externas que pudieran afectar de forma positiva o negativa nuestras respectivas unidades de negocio, cabe señalar -como comentamos en nuestro Resumen Semanal de Mercados del 17 al 21 de abril (2017)- que los Mercados Financieros experimentarían cierta volatilidad derivado de los acontecimientos por venir y la percepción que tenga el público inversionista de los mismos, situación que para el caso del par de divisas compuesto por el dólar americano vs., peso mexicano (USD/MXN) propicio que la cotización superará los 19.00 pesos por dólar a media semana para cerrar la jornada del viernes 28 de abril cerca de los 18.80 pesos por dólar en el Mercado Spot, manteniéndose por debajo de los Promedios Móviles (MA) 20, 50, 100 y 200 Daily Chart, no obstante lo anterior, las condiciones generales del entorno y por ende la percepción del público inversionista parecieran reflejar una disminución en el Momentum que favoreciera al peso durante las pasadas semanas y de confirmarse lo anterior y ser superado de forma sostenida el nivel de Resistencia ubicado en 19.50 pesos por dólar, podríamos dar por terminado –al menos en el corto plazo- el Bear Trend manifiesto en Daily Chart.

Con base en lo anterior la pregunta obligada es; ¿Ya está usted preparado para llevar a cabo sus estrategias de inversión, diversificación o cobertura financiera a fin de mantener su poder adquisitivo y optimizar el manejo de sus recursos financieros? De ser así le felicito, caso contrario le exhorto a considerar la posibilidad de implementar dentro de su planeación estratégica la administración de riesgos inherentes a su actividad preponderante, lo cual puede llevar a cabo de forma individual si su restricción presupuestaria se lo permite o bien de forma colectiva mediante un Fondo de Inversión disponible a través de cualquier Intermediario Financiero o en su defecto integrándose a un Investment Club que estando debidamente habilitado para el ejercicio de sus funciones y siendo compatible con sus propios intereses considere pertinente, tema también abordado en la 2da Edición de “El Manejo de Capitales en el Siglo XXI” cuyo autor es José Luis Lecona Roldán, MBA y Money Manager de FX Global Management, LLC, Investment Club miembro de la National Association of Investors Corporation –NAIC-.

 

 

USD/MXN (Dólar Americano vs; Peso Mexicano) Daily Chart 1 Year
Fuente: TD Ameritrade

 

LCNI & MBA José Luis Lecona Roldán

CEO/Money Manager FX Global Management, LLC