La semana pasada se publicaron datos positivos respecto a la economía de EE. UU. Uno de los más relevantes de estos fue el PIB trimestre a trimestre, que aumentó un 1,7 % frente a una previsión de
1 %. Las Demandas Iniciales de Desempleo ajustadas por la época del año también contribuyeron en parte a los datos positivos, ya que solo hubo 236 000 demandas, el nivel más bajo desde 2007. Por último, la figura más importante fue probablemente la tasa de desempleo, que se redujo a un nivel del 7.4 %
Sin embargo, la economía de EE. UU. también tuvo su dosis de mala prensa la semana pasada, por ejemplo, las Nóminas no agrícolas aumentaron tan solo en 162 000, en comparación con un aumento de 188 000 en el mes anterior. También tuvo lugar la decisión de los tipos del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), que mantuvo los tipos de EE. UU. al 0,25 %. La anticipación de la reducción del QE3 hizo que el rendimiento de los bonos de EE. UU. a 10 años llegase a un máximo de 2,7 % el miércoles, solo para caer de nuevo a 2,57 %, cuando Bernanke dejó claro que la reducción no ocurriría pronto y que la Fed se mantiene en el curso previsto con sus compras mensuales de activos por valor de 85 000 millones de USD.
En una perspectiva semanal, el rendimiento de los bonos de EE. UU. a 10 años aumentó de un nivel de aproximadamente el 2,56 % a principios de la semana, a alrededor del 2,6 % a finales de semana. El NASDAQ compuesto, por su parte, parecía no verse afectado ya que seguía andando por casi los 3700 puntos, donde fue visto por última vez durante los días felices antes del estallido de la burbuja de las .com de hace más de una década. En conclusión, según los mercados, la reducción del QE3, junto con una mejor economía parece estar un poco más cerca de lo que estaba hace una semana.

A veces se pone en el este

Las preocupaciones sobre la incapacidad de China para seguir apoyando sus recientes niveles de crecimiento han conducido a que el Índice de Shanghái SSE 180 abriera el lunes pasado a un nivel de 4769 puntos, alrededor de un -0,9 % inferior al cierre del viernes anterior. Probablemente la bajada del índice no fue el único detonante que hizo que el Banco Popular de China inyectara de 17 000 millones de RMB (alrededor de 2800 millones USD) en la economía, lo que sin duda ayudó al cambio local ya que aumentó aproximadamente un 1,9 % durante la semana. Sin embargo, estas pequeñas subidas del índice no pudieron ocultar los problemas reales sobre el Dragón Chino.
El martes, en una reunión del Partido Comunista, el presidente de China, Xi Jinping, dijo que el gobierno necesita frenar el riesgo financiero además de empujar para un “desarrollo más estable de la economía”. Este desarrollo más estable, al parecer, llegó mediante la aplicación de la inyección monetaria por parte del banco central de China a través de un tipo de interés del 4,4 %, que es bastante alto teniendo en cuenta que se trata de China.
Las nociones de un ambiente financiero chino débiles fueron respaldadas por los Indicadores de Gestión de Compras a finales de la semana. El jueves, el Índice de Gestión de Compras del sector manufacturero oficial de China presentaron un aumento de 0,5 puntos hasta un nivel de 50,3, pero el Índice de Gestión de Compras del sector manufacturero de HSBC (que se considera más fiable), presentó una caída de 0,5 a 47,7, lo que indica un posible inicio de una ralentización.

Eventos de la semana siguiente

Lunes: se publicarán los Índices de Gestión de Compras del sector de servicios en diferentes países de la Eurozona, lo que será seguido del Índice de Gestión de Compras del sector de servicios agregado de la Eurozona, además del compuesto. También en la Eurozona se publicarán las Ventas al por menor de la Eurozona.
Martes: saldrá a la luz más información sobre la industria de la Eurozona, a medida que más miembros revelen su nivel de producción industrial. Más tarde ese día, se publicarán los pedidos de fábrica en Alemania, seguidos de la balanza comercial en EE. UU.
Miércoles: se publicará la Producción Industrial en Alemania.
Jueves: el día empezará con la publicación de la balanza comercial en Japón, que según las encuestas de economistas debería mostrar una reducción del déficit. Más tarde ese día veremos si el bajo nivel de Demandas Iniciales de Desempleo en EE. UU. de la semana pasada fue solo un hecho aislado o si se trata de una tendencia. También se publicarán la balanza comercial de China y el tipo objetivo del Banco de Japón.
Viernes: se publicarán en China el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y el Índice de Precios de Producción (IPP). La jornada concluirá con la publicación de los inventarios mayoristas en EE. UU., que se espera aclaren el futuro del consumo de EE. UU.

Fuente : Anypoptions