Después de la agitación suscitada por las palabras del Gobernador Bernanke en la conferencia de prensa posterior a la decisión sobre los tipos del 19 de junio, parece que la semana pasada la mayoría de los funcionarios de la Fed trataron de calmar a los inversores. Los funcionarios de la Fed entienden que en caso de que siga la tendencia de venta en los mercados financieros en general y en el mercado de la deuda pública en particular, puede verse afectada la recuperación de la economía de EEUU.
Las palabras del Gobernador Federal de Nueva York, William Dudley, atrajeron mucha atención, al señalar que: “A pesar de un cambio agresivo hacia una mayor acomodación de la política monetaria en 2008 y 2009, y la flexibilización posterior en curso, que ha apoyado a la recuperación del crecimiento y ha contribuido a facilitar las hojas de balances de la vivienda y el hogar, la recuperación económica ha sido consistentemente más débil de lo previsto”. El jueves, Dudley dio un discurso adicional, en el que dijo: “Los participantes de los mercados esperan ahora que los primeros aumentos de los objetivos de los tipos de los fondos federales lleguen mucho antes de lo que se pensaba… tal expectativa estaría bastante fuera de línea con las dos declaraciones del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) y las expectativas de la mayoría de los participantes del FOMC”. Cabe señalar que ese mismo día el Gobernador Powell hizo hincapié en ese mismo punto.
Dudley subrayó que incluso después de que la tasa de desempleo llegue al listón del 6,5 %, “el FOMC podría esperar mucho más tiempo antes de aumentar los tipos a corto plazo”, y añadió que la caída del desempleo se debió sobre todo a la caída en los niveles de participación de la mano de obra. Según Dudley, el examen de la relación empleo-población indica una mejora limitada en las condiciones del mercado de trabajo.
Se observa que durante la segunda parte de la semana pasada, los comentarios de Dudley y de otros funcionarios de la Fed apoyaron una disminución de la rentabilidad del Tesoro a largo plazo (rentabilidad de los bonos a 10 años), que rozó el nivel de 2,66 % y terminó en un nivel de 2,49 % .

Datos económicos globales de la semana pasada

EEUU: la mayoría de los datos económicos sobre la economía de EEUU fueron positivos. Se registró un aumento superior al esperado en el volumen de Pedidos de Bienes Duraderos, y se registró una subida en el Índice de Confianza de los Consumidores elaborado por “The Conference Board”. Cabe señalar negativamente que los datos de crecimiento del segundo trimestre se revisaron considerablemente a la baja, debido principalmente a una fuerte revisión a la baja del consumo privado al 2,6 %, frente al 3,4 % de la estimación anterior. Además, se registró una fuerte caída en el Índice de Gestión de Compras (PMI) de Chicago. Los datos de abril y mayo indican que la tasa de crecimiento del consumo privado será aún más suave durante el segundo trimestre.
Europa: la mejora de las encuestas de expectativas sigue avanzando, pero su bajo nivel aun indica una contracción continua de la economía europea, si bien a un ritmo más lento.
Japón: parece ser que la tendencia de mejora continuará durante el segundo trimestre, tras los datos sorprendentemente positivos del primer trimestre. Se registró un aumento mayor del esperado durante mayo en la Producción Industrial, el volumen de las Ventas al por Menor y las Viviendas de Nueva Construcción. Negativamente observamos que el consumo privado tuvo una sorprendente caída en mayo, después de cuatro meses consecutivos de expansión, y que la inflación en Japón se mantuvo en la zona negativa con un -0,3 % anual.
China: se registró una mejora considerable en la liquidez del sistema financiero de China. En un intento por enfriar los mercados y evitar una “crisis de liquidez”, el Banco Central de China anunció oficialmente una afluencia de dinero en efectivo en el sistema financiero, y dijo que apoyaría a los bancos que sufran una falta de liquidez temporal.

Eventos de la semana siguiente
Lunes: la semana comenzará con la publicación del Índice Tankan de todas las grandes industrias japonesas, que se espera muestre mejoras, tanto en las grandes fábricas como en los sectores no manufactureros. El mismo día, en China, verán la luz el Índice de Gestión de Compras de HSBC y el oficial. En la Eurozona, se publicará el Índice de Gestión de Compras del sector manufacturero, la estimación del IPC, con un aumento esperado del 1,6 % respecto al año anterior y la tasa de desempleo, que se espera alcance un máximo del 12,3 %. Este ajetreado día concluirá con la publicación del Índice de Gestión de Compras del Instituto de Gestión de Suministros (ISM) de EEUU, con una leve mejora esperada hasta 50,5.
Martes: se publicarán los pedidos de fábrica en EEUU.
Miércoles: se publicarán los datos no manufactureros del ISM en EEUU.
Jueves: el Banco Central Europeo anunciará los tipos de interés. Aunque no se esperan cambios en los tipos en sí, la conferencia de prensa de Draghi tras el anuncio debería atraer la atención.
Viernes: se publicarán los pedidos de fabricación en Alemania. Más tarde ese mismo día, el cambio en EEUU de las nóminas no agrícolas atraerá mucha atención, con una contratación neta esperada de
165 000 empleados frente a 175 000 en mayo, así como la tasa de desempleo de EEUU, que se espera indique una caída leve al 7,5 % del 7,6 % en mayo.