La semana pasada se caracterizó por varios discursos de los miembros del Fed, sobre todo del presidente Bernanke, así como por la publicación de las actas de la última reunión sobre tipos de interés del Fed. A continuación señalaremos los puntos principales, partiendo por los detalles del protocolo del Fed.
El protocolo del Fed de la decisión de los tipos de interés del primero de mayo reveló que aunque la mayoría de los miembros del Fed determinaron que el mercado laboral de EE.UU. se encuentra en buen estado (con relación a su nivel en septiembre de 2012, cuando se puso en marcha el QE3), muchos opinan que es mejor esperar a que tenga lugar otra mejora constante de la economía de EE.UU. antes de disminuir la frecuencia de compra de bonos. El protocolo también reveló que varios miembros del Fed señalaron que si los datos económicos del próximo período indican un crecimiento firme y persistente de la economía de EE.UU., la frecuencia de compras de bonos debería reducirse en la decisión de tipos de interés de junio.
Además de la publicación del protocolo la semana pasada, el presidente del Fed, Bernanke, testificó en el Congreso. Bernanke señaló que el comité monetario podría decidir reducir la frecuencia de compra de bonos en las próximas reuniones. Al igual que el protocolo, él hizo hincapié en que la frecuencia de las compras se reduciría solo en caso de haber una mejora constante en el estado de la economía de EE.UU. Cabe señalar que la mera posibilidad de reducir el tamaño del programa QE3 llevó a un aumento muy pronunciado de la rentabilidad de los valores del Tesoro a 10 años respecto al día anterior (+13 puntos básicos), que apoyó un aumento de los rendimientos de los bonos soberanos en las otras economías principales del mundo.
Bernanke volvió a mencionar que los miembros del comité también pueden aumentar el volumen de las compras en caso de un deterioro de los datos económicos de EE.UU. Él reiteró en su discurso la idea de que un aumento repentino y demasiado temprano de los tipos de interés podría perjudicar sustancialmente a la recuperación de la economía de EE.UU.: “un endurecimiento prematuro de la política monetaria podría llevar a un aumento temporal de los tipos de interés, además de conllevar un riesgo considerable de ralentizar o detener la recuperación económica y hacer que la inflación aumente aún más.”

Mejora leve en los sondeos de expectativas en Europa, deterioro continuó en China

Europa: La semana pasada se registró una leve mejora en la mayoría de las encuestas de expectativas de Europa. Sin embargo, su bajo nivel aún indica una esperada (séptima consecutiva), contracción de la economía europea. El sondeo del Índice de Gestión de Compras (PMI) compuesto de Europa aumentó en mayo, por segundo mes consecutivo, hasta un nivel de 47,7 frente a 46,9 en abril, y un estimado de 47,2. Dividido por países, cabe señalar positivamente el aumento de los Índices de Gestión de Compras (PMI) del sector manufacturero y del de servicios de Alemania, sin embargo, ambos permanecen debajo de la línea de los 50 puntos que marca la diferencia entre una expansión y una contracción, concretamente en 49 y 49,8 puntos respectivamente. Además, también se observa positivamente que el Índice de Clima Empresarial del Instituto de Investigación Económica alemán aumentó ligeramente en mayo, tras dos meses consecutivos de descensos. En Francia, se registró una leve mejora en el Índice de Gestión de Compras (PMI) del sector manufacturero, a un nivel de 45,5. No se registraron cambios en el índice de del sector de servicios, con un nivel de 44,3. Cabe señalar negativamente que estos índices siguen estando a considerablemente por debajo de la línea de los 50 puntos, lo que sirve como una señal más de la contracción continuada de la producción de Francia.
China: Los datos económicos de China siguen decepcionando. En el centro de atención de la semana pasada estuvo el Índice de Gestión de Compras (PMI) de HSBC del sector industrial, que se redujo en mayo (indicador preliminar) a su nivel más bajo en más de siete meses (49,6 frente a un nivel de 50,4 en abril). Economistas de HSBC comentaron después de la publicación de los datos que: “Las menguantes actividades de manufacturación de mayo reflejan una menor demanda interna y continuas dificultades para la externa. Es bastante probable que tenga lugar una ralentización secuencial a mitad del segundo trimestre, lo que supondría un riesgo a la baja para la frágil recuperación del crecimiento de China. Por otra parte, las nuevas señales de laxitud del mercado laboral laboral piden más apoyo gubernamental. Pekín todavía tiene munición fiscal para hacerlo”.

 

Fuente :  anyoptions