Crisis y recesión en la Eurozona
Excepto muchas promesas y apretones de manos, se han producido muy pocos avances en cuanto a la resolución de los problemas que asolan la Eurozona. El programa de compra de bonos que ha sido propuesto por el BCE en realidad no es más que una reproducción mecánica del Programa del mercado de valores (SMP) que fracasó en 2011. La realidad es que el programa no ataca la raíz del problema que está en la base de la crisis, que es una falta total de unión constitucional y un sistema bancario central. La recesión en la Eurozona es un riesgo tan grande para el 4º trimestre como el del regreso de la crisis. El continuo arrastre de la recesión está disminuyendo los ingresos y ralentizando la demanda de exportaciones. Desde los informes corporativos recientes de los EE.UU. hasta empresas claves de transportes relacionadas han advertido de perspectivas más débiles debido a desaceleraciones en la Eurozona. Se espera que las exportaciones caigan con el lento crecimiento global. La reciente caída en pedidos de bienes duraderos y la producción industrial son avisos de esto podría estar ocurriendo ya. Es improbable que la economía nacional sea capaz de evitar por mucho tiempo el arrastre de una recesión continuada en Europa.
El abismo fiscal
El abismo fiscal domina cada vez más los pensamientos al aproximarnos rápidamente al final del año. El choque simultáneo del vencimiento de recortes de impuestos, el presupuesto automatizado y los recortes de empleo, así como la puesta en práctica de 22 nuevos impuestos en los EE.UU. no solo tendrá un peso en la economía, sino también en los mercados. Si el Congreso no aborda este problema, el temor de un salto en las tasas impositivas incrementará las ventas, ya que los inversores intentarán reservar ganancias de capital a las tasas de 2012 de 15 % antes de que suban al 23,8 % en 2013. El impacto de todo el abismo fiscal (en caso de que no se restringiese) puede suponer un recorte del 4 % al crecimiento económico, empujando a los EE.UU. a una recesión profunda el año que viene. Los mercados financieros están fijando el precio en el fuerte crecimiento económico en 2013, hasta un 4 %, frente al ínfimo 1,25% actual al 2º trimestre de 2012. Con una disparidad tan amplia entre el precio actual del índice S&P 500 y las realidades subyacentes económicas y principales, el retroceso potencial podría ser tan brutal como el visto durante los dos últimos ciclos recesivos de 2000 y 2008.
Ralentización de las ganancias
Otro riesgo del 4º trimestre se debe al efecto negativo del entorno económico en deterioro de las ganancias corporativas. Los precios de las acciones llevan subiendo sólidamente los últimos meses para adelantarse a la anticipada operación QE3 (tercer plan de relajación cuantitativa) de la Reserva Federal. Sin embargo, esa subida de precios llega en un momento en el que no se da una subida de los principales subyacentes. Esta distancia del precio de las ganancias pone a los mercados en riesgo de revisión en los próximos meses.
Los márgenes del beneficio bruto, BAII (beneficio antes de intereses e impuestos) y neto se están debilitando. El descenso de los márgenes y el crecimiento interanual de los ingresos (ventas brutas) se vuelve una preocupación real. A diferencia de la recesión de 2008, cuando los ingresos cayeron al mismo tiempo que el coste de las ventas, actualmente presenciamos un desarrollo mucho más inquietante de márgenes brutos en descenso en los últimos trimestres. Esto sugiere, a diferencia de la última recesión, que los costes están subiendo en relación al crecimiento de los ingresos, lo cual afectará rápidamente a los márgenes de beneficio más de lo estimado actualmente.

 Otros motores del mercado

Lunes: los mercados estuvieron en niveles más altos en general por los buenos datos de China y los EE.UU., así como por el optimismo acerca de un próximo rescate a España. También ayudaron a los mercados valores europeos y estadounidenses unas ganancias mayores de las previstas de Citigroup y las sólidas ventas al por menor de Estados Unidos.

Martes: subidas en los mercados de Asia, Europa y Estados Unidos, principalmente debido a los comentarios de Alemania expresando su apoyo a una “línea de crédito preventiva” para España que no conllevaría todo el estigma de un rescate.

Miércoles: subidas generalizadas en los mercados, principalmente debido a que España evitó la rebaja de categoría hasta el nivel basura de Moody’s y el fuerte nivel de construcción de nuevas viviendas en Estados Unidos.

Jueves: los mercados tuvieron resultados mixtos, ya que las noticias alcistas (el PIB Chino cumple las previsiones, la exitosa subasta de bonos españoles, y las sólidas ventas al por menor de Reino Unidos) equilibraron las pérdidas de ganancias claves en Europa (Nestlé) y los Estados Unidos (Google).

Viernes: la decepción acerca del la cumbre de la UE y las ganancias hicieron bajar los mercados, borrando gran parte de los beneficios de la semana y dejándolos solamente con una subida modesta.

Fuente : Anyoptions