Hay 3 factores principales que podrían jugar un papel importante en el futuro del USD a lo largo del cuarto trimestre.
Las elecciones de noviembre en los Estados Unidos
Independientemente de quién gane, la fecha de expiración de las bajas tasas de impuestos y los programas de gastos automáticos se retrasará hasta después del 31 de diciembre. Dada la elevada naturaleza partidista del gobierno de los Estados Unidos, a menos que cada candidato tenga una mayoría considerable en el Congreso, no habrá tiempo suficiente para alcanzar un acuerdo formal de gran envergadura. Cuando terminen las elecciones, lo más probable es que se anuncien medidas leves para reducir el déficit, seguidas de una nueva fecha límite para revocar las bajas tasas de impuestos a lo largo del primer o segundo trimestre. A pesar de que esto implica que el asunto del abismo fiscal puede evitarse por ahora, la clasificación de la deuda soberana de los Estados Unidos podría levantar ampollas, lo que sería un problema para el dólar.
Cambio en la cúpula de gobierno china  
China se está preparando para el cambio de jefatura más importante en más de una década. Todavía no está claro cuándo tendrá lugar, pero lo más probable es que ocurra en octubre. Mientras que muchos creen que esto no tendrá gran influencia en los mercados financieros porque el partido seguirá siendo el mismo, hay un escenario que sí podría tenerla. El gobierno chino podría optar por anunciar sustanciales medidas de flexibilización fiscal y monetaria para atraer la confianza hacia el nuevo gobierno. Los estímulos por parte de China tendrían un efecto extremadamente positivo sobre el apetito por el riesgo y la tendencia bajista respecto del USD.
Ni rescate financiero para España ni progreso en la cumbre europea
Los continuados problemas en Europa podrían mantener el atractivo del dólar y hacerlo ascender, a pesar de los factores descritos anteriormente. La solicitud formal por parte del gobierno español de una línea de crédito al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) —que también es un paso necesario para activar el programa de compra de bonos del BCE— podría tener consecuencias positivas para el euro. Sin embargo, hasta ahora España se ha negado a solicitar ayuda, a menos que venga sin condiciones (más medidas de austeridad y auditorías de sus finanzas). Cuanto más tiempo resista España, más crecerá la preocupación sobre su rendimiento financiero, lo que en un último caso podría renovar la aversión por el riesgo, haciendo que los inversores se refugiasen en el dólar. Los líderes europeos volverán a reunirse en dos encuentros clave en octubre y noviembre. Si no hacen más que discutir sobre la unión bancaria y las medidas para paliar la crisis a corto plazo, las inquietudes sobre el futuro del euro y la crítica red de seguridad para el sector bancario podrían hacer que el euro bajara y el dólar subiese.
Europa supone el mayor riesgo para los mercados financieros. Si las acciones de los bancos centrales calman efectivamente la ansiedad en torno a la UE en septiembre, el dólar se debilitará a medida que el apetito por el riesgo y el euro aumenta.

Principales motores de mercado de esta semana

La mayor preocupación de la semana pasada fue si España sería capaz de granjearse el rescate financiero, antes de que volver a amenazar con el impago o con desencadenar una nueva crisis europea y global. El gobierno español está dividido entre exigencias contradictorias. La primera procede de la UE que pide más medidas de austeridad para que recorte su déficit. Sin dichas medidas no habrá ayuda europea, ayuda que España necesita para evitar la insolvencia tanto del gobierno como de su sistema bancario. Hasta ahora las medidas de austeridad solo han empeorado la situación de los PIIGS, pero la austeridad sigue siendo el precio que se ha de pagar para obtener más ayuda. La segunda exigencia procede de la población, que no ha experimentado más que sufrimiento durante las últimas tres rondas de austeridad. Los mercados repuntaron el jueves ante las noticias anticipadas sobre los presupuestos españoles, lo que indujo a los inversores a creer que España hará lo que sea necesario para conseguir el rescate financiero y así al menos aplazar el impago y la crisis en el mercado. Otros sucesos: Reacciones a la prueba de solvencia bancaria europea. Las pruebas de resistencia son un ejercicio de relaciones públicas que dan un impulso a los mercados cuando los bancos “aprueban”. Reacciones al nuevo presupuesto francés anunciado el viernes Reacciones a los nuevos estímulos de China

Los eventos más importantes del calendario para la próxima semana

La semana que viene será la típica primera semana de mes, muy ajetreada y dominada por los informes mensuales de empleo estadounidenses, así como otros datos relacionados que los precederán y aportarán más pistas sobre las cifras finales del viernes. Habrá otros eventos de primer nivel, como los comunicados del BCE y del Banco Central de Australia sobre sus tasas, datos de China y el acta de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto.

Fuente: Anyoptions