Ya estamos de pleno en el T3, por lo que es un buen momento para valorar las perspectivas del USD para el resto del verano. Se sospecha que la situación actual de la ZE ejercerá una gran influencia sobre la fortaleza de esta moneda.
El sufrimiento de la UE mejora el USD Muy poco después de que se anunciara el rescate bancario de España, la mayoría de expertos estaban ilusionados; en cambio, nosotros ya avisamos que los mercados no tardarían en darse cuenta de que en realidad nada había cambiado. En particular, hicimos hincapié en que no queda nada claro que el EUR pueda evitar su persistente debilidad por las razones siguientes: 1. Es poco probable que los GIIPS eviten el impago sin que Alemania y otras de las naciones que aportan los fondos de financiación acepten hacerse responsables de las deudas de los GIIPS. 2. Que los “EE. UU. de Europa” estén bien dirigidos, que el banco central esté totalmente autorizado y que se impongan unas normas para una gestión económica responsable, es una necesidad. Sería lo único que convencería a las naciones que aportan los fondos de financiación de que se podría evitar que se repita la crisis actual. 3. Incluso aunque todos los miembros de la ZE estuvieran dispuestos a ceder la soberanía necesaria para conseguirlo (cediendo el control de sus presupuestos, impuestos, préstamos y todo tipo de normativa bancaria y financiera), podrían no disponer de suficiente tiempo o dinero para finalizar un proceso que podría tomar de 5 a 10 años o más.  4. Grecia ha incumplido aproximadamente un 70% de los requisitos detallados en el último rescate; por lo que, en teoría, no debería ser candidata a recibir más fondos, lo que significa que va a incumplir en el pago en cuestión de semanas. 5. Es poco probable que España o Italia puedan evitar la necesidad de un rescate en los próximos años. Actualmente, los fondos de rescate de la UE están insuficientemente dotados, incluso únicamente para uno de estos rescates soberanos. 6. A día de hoy no existe una fuente interna de financiación para evitar  los impagos mientras se forman los “EE. UU. de Europa”.
Dado lo anterior, la UE sigue proporcionando un doble apoyo para el USD. En primer lugar, un Euro débil automáticamente impulsa la subida del USD. En segundo lugar, el riesgo de que la crisis de la UE empeore o se produzca una oleada de impagos bancarios o soberanos combinados con la ralentización global, beneficia a activos que son refugios seguros como el USD.
Es poco probable una flexibilización cuantitativa (QU3) en el T3 Se cree que la Reserva Federal se abstendrá de realizar nuevos planes de incentivación de calado que pudieran perjudicar el USD en el T3. Lo que incluye: 1. La Reserva Federal no quiere proporcionar nuevos incentivos a no ser que las cosas vayan muy mal en los EE. UU. y así evitar que parezca que está favoreciendo la reelección a la Presidencia de Obama. 2. No está claro que aportar más incentivos resulte efectivo. El Presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, afirmó en el Congreso que cree que un modo mejor de impulsar la economía sería que el Congreso retrasara el actual calendario de aumento de impuestos y recortes en los gastos (es decir, “la colina fiscal”).
El Banco Central limita los daños del QE3 al USD Como, virtualmente, la mayoría de bancos centrales van al ralentí o con una marcha corta, incluso si llegan nuevos incentivos, puede que el USD no sufra mucho.

En resumen, las desventajas para el USD son limitadas, aunque es vulnerable a rebotes a corto plazo. Es probable que haya más ganancias si la UE sigue de bajón.

Fuente: Anyoptions