La temporada de ganancias estadounidense del primer trimestre del año, que comienza en unas semanas, puede que sea el mayor motor del mercado en un futuro cercano. Los índices bursátiles globales acaban de finalizar uno de sus mejores trimestres en años. El reconocido S&P 500 ha llegado a alcanzar un 16% hasta ahora, a pesar del lento crecimiento en la mayor parte del mundo y de la actual crisis de la deuda europea. La temporada de ganancias del primer trimestre del 2012 se está perfilando como el peor desde la crisis financiera. Las proyecciones se encuentran en un 0,5%, según el Capital IQ de S&P. Después del mediocre cuarto trimestre de 2011, esto puede ser señal de que los días de las grandes mejoras en las ganancias (tras los bajos datos de la crisis financiera de 2008) son cosa del pasado. Los anuncios previos negativos se encuentran en sus niveles más altos desde los bajos niveles que el mercado alcanzó en marzo de 2009, ya que las compañías intentan disminuir las expectativas y evitar sorpresas negativas que puedan desencadenar liquidaciones. Pero todavía queda algo de esperanza. Las acciones han alcanzado niveles altos antes sin contar con el beneficio de grandes ingresos que los respaldaran. Muchos analistas creen que podría ocurrir lo mismo esta vez y que hay razones reales para su tendencia al alza. Algunos justifican este pensamiento señalando lo bien que están los rendimientos en comparación con aquellos bonos de inversión. Otros analistas apuntan a las enormes cantidades de dinero que hay aparcado, esperando a que cesen los miedos sobre Europa o China. Otra teoría es que el débil rendimiento en general de las principales economías sugiere la llegada de más programas estimuladores. En los últimos años, los nuevos programas estimuladores han mejorado los mercados bursátiles a pesar del continuo deterioro en Europa y en el crecimiento global. Los mercados, a veces, han mejorado después de haberse obtenido datos muy pobres de EEUU o de China, debido a las expectativas que el FED y el PBOC (Banco Popular de China) tenían con los nuevos estímulos. Además, se cree que los analistas podrían empeorar sus expectativas de nuevo para que las compañías puedan combatir los pronósticos más fácilmente.

Las acciones de riesgo deben corregirse: las débiles ganancias pueden ser el catalizador

El índice S&P 500 subió hasta un 28% en cinco meses y es vulnerable a una liquidación por cualquier desilusión que se pueda producir. El escenario para que dicha desilusión se dé ya se ha establecido. Mientras un 63% de las compañías del S&P 500 batieron las estimaciones de ganancias en el último trimestre de 2011, esto se debe principalmente a las bajas expectativas. Además, si restamos la contribución de las ganancias estelares de Apple y Caterpillar, el índice de compañías que han batido las expectativas es de un 55%, lo cual no es algo muy alentador. Muchos analistas creen que la mayor parte de los sectores del S&P 500 puede ver descensos generales en sus ganancias. Con mercados con récords a varios años, muchos se verían tentados a obtener beneficios si el tono de la temporada de ganancias fuera a la baja y la venta podría aumentar si el tono de las primeras tres semanas fuera desolador.

Otros posibles motores de mercado esta semana

Esta semana hay pocos eventos económicos, pero vienen acompañados de datos del motor con el mayor crecimiento del mundo: China. A continuación podrá encontrar los eventos más importantes del calendario económico de la próxima semana. Dado que los mercados están cada vez más inquietos por la situación en España y en Portugal, los resultados de la subasta de bonos y cualquier otra noticia relacionada (como la mala subasta de bonos española de la semana pasada o cualquiera de los PIIGS) podría mover fácilmente los mercados.
Lunes: la mayoría de los mercados europeos están cerrados por las vacaciones de Semana Santa, lo que sugiere que habrá muy poca actividad comercial. En China, estamos esperando la reacción por los datos que se publicaron el domingo por la noche. Principalmente son datos de segundo nivel, pero también se incluye un importante informe sobre nuevos préstamos que ofrece una visión de la política monetaria. Los informes del IPC (Índice de Precios de Consumo) y del IPRI (Índice de Precios Industriales) van a darse a conocer y, en caso de que se aprecie una inflación, podrían aumentar las posibilidades de que haya un mayor estímulo y dinero fácil por parte del PBOC.
Martes: va a tener lugar la reunión del G7. Teniendo en cuenta los recientes temores de contagio por la situación en España y Portugal, esta reunión puede ayudarnos a saber si la Eurozona posee nuevos planes. China hará público su balance comercial. En Japón, la política monetaria del BOJ (Banco de Japón), su declaración mensual de las tasas de interés y la conferencia de prensa pueden proporcionar pistas que pueden resultar útiles para aquellos que comercian con Yenes.
Jueves: se publican los informes de empleo de marzo de Australia, que incluyen tanto la tasa de desempleo como la tasa de empleo.
Viernes: China dará a conocer otros datos, incluyendo el PIB real del primer trimestre del año y las ventas al por menor.
En EEUU estamos esperando que se haga público el IPC y la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan.

Fuente: Anyoptions