La mayor parte de las malas noticias se centraron en España, la cual supuestamente es “demasiado grande para salvarse”.
Lunes: el primer ministro italiano, Mario Monti, declaró que España podría reavivar la crisis de deuda en la zona euro. La derrota en las elecciones regionales del partido en el poder el fin de semana no ha ayudado a mejorar el talante adusto general, y los bonos del Estado español se han desplomado mientras otros índices europeos han repuntado con la esperanza de ver más estímulos en EE. UU.
Martes: España informó de un déficit presupuestario de 20,7 mil millones de euros para los dos primeros meses del año, respecto a los 9,3 mil millones del año anterior. Esto supone un 1,94% del PIB español, o un ritmo anual de casi un 12% del PIB. El Banco de España anunció que el país se encuentra de nuevo en recesión después de haber experimentado crecimiento negativo durante el primer trimestre, lo que dificultó todavía más los esfuerzos del gobierno para cumplir con el objetivo de déficit del 8,5% del PIB impuesto por la UE. En Europa, los bonos españoles han sido los peor parados a lo largo del día y caen un 1,1%.
Miércoles: El economista jefe de Citi Bank, Willem Buiter, pronosticó que España necesitaría buscar la ayuda de la troika este año, lo que produjo más ansiedad en el mercado. La española Banca Cívica fue absorbida por Caixabank, quien reescribió el valor del anterior libro de cuentas del banco de 2,8 mil millones de euros a cero debido a la gran cantidad de préstamos basura en su contabilidad. Banca Cívica estaba considerada como uno de los bancos regionales más estables, lo que confirmó la sospecha de que los bancos regionales, ya aquejados de problemas, ocultan entuertos todavía peores. En Europa, los bonos españoles siguen siendo los peor parados por tercer día consecutivo y bajan un 2%.
Jueves: Los beneficios de los bonos españoles a 10 años han subido 11 puntos básicos desde el comienzo del mes. The Wall Street Journal informó de que el programa de ORLP (Operaciones de Refinanciación a Largo Plazo), el cual se suponía que iba a dotar a los bancos europeos con tres años de liquidez, “podría evaporarse en tres meses”. Ya que la baja cotización de las acciones evita que los bancos españoles obtengan capital, esto puede obligarlos a vender los bonos del Estado que han comprado recientemente y producir así una nueva la oleada de reventas. Esto amenazaría los costes de los préstamos en los PIIGS con una nueva subida, que podría obligar al BCE a comprar bonos de las más débiles de estas economías para estabilizar sus precios y prevenir el contagio.

Italia: el jueves, los beneficios de los bonos italianos a 10 años volvieron a subir hasta el 5,25%; los bonos italianos estaban por encima del 3%, con la actividad de uno de los bancos italianos suspendida.
Portugal:David Kotok de Cumberland Advisors informó que la situación en Portugal se está “desenredando”, de forma similar a lo que había pasado anteriormente en Grecia. Cita específicamente el pánico en los bancos portugueses, y añade que el coste de asegurar la deuda soberana portuguesa sigue subiendo. El motivo es que los inversores podrían temer que una CAC (Cláusula de Acción Colectiva), que en esencia es obligar a los titulares de los bonos a aceptar las pérdidas, podría imponérseles como les ocurrió a los titulares de los bonos griegos. El uso de las CAC como modificación de la regla retroactiva supone un cambio en las reglas del juego. La UE ha mordido oficialmente la mano que le da de comer, también conocida como mercado de crédito internacional. Si ahora es más probable que los gobiernos de la UE reduzcan las devoluciones previamente acordadas, los compradores de bonos necesitarán cifras mayores para aceptar el riesgo añadido. La reciente intervención del BCE ha evitado los beneficios de las subidas desmedidas hasta ahora, pero en algún momento este riesgo añadido se verá reflejado en unos costes de los préstamos más altos.

Los comentarios de la Reserva Federal hacen subir y a continuación bajar los mercados y las esperanzas de más estímulos

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dio un pronóstico gris sobre la economía estadounidense que, irónicamente, había hecho subir la bolsa de valores y otros mercados de activos de riesgo el lunes, por lo que habían aumentado las esperanzas de más estímulos por parte de la Reserva General. A pesar de que todavía persiste la amenaza de contagio en la UE y de que los datos sobre las expectativas de crecimiento y los beneficios para
2012-2013 son mediocres, los mercados de valores están llegando a máximos en comparación con los años anteriores. Aparentemente, los inversores creen que más estímulos son lo único que evita que los mercados se desplomen. El actual cambio de dirección en la operación tendrá lugar a finales de junio, así que los inversores esperan con impaciencia los signos de lo que lo sustituirá. Al día siguiente el director de la Reserva General, James Bullard, atenuó estas expectativas, lo que ayudó a que los mercados descendieran.
Otros sucesos dignos de mención, que no influenciaron el mercado exageradamente, incluyen el modesto aumento en el cortafuegos de la UE, el nuevo presupuesto de austeridad español y los signos de discordia política en Grecia.

Motores de mercado de esta semana

A principios de semana, podremos ver algunas reacciones con retraso al modesto impulso del fondo de rescate de la UE, particularmente en el EUR y en los índices bursátiles europeos. Asumiendo que las preocupaciones sobre la UE permanezcan bajo control, un típico y atestado comienzo del calendario económico mensual debería presentar la mayor parte de los eventos que influenciarán el mercado en gran medida.
Esta semana tendremos actualizaciones informativas significativas sobre la actividad económica de China, la UE, el UK (Reino Unido), Australia y los EE. UU.

  • La publicación de las cifras del PMI (Purchasing Manager’s Index) para China,la UE, el UK (Reino Unido), los EE. UU. y Canadá. Se espera decrecimiento en las cifras para China. Esta puede ser la explicación de por qué los mercados ignoraron los signos de mejoría de Australia la semana pasada.
  • Datos australianos del comercio minorista y al por mayor.
  • Publicación de las declaraciones de tasas del Banco de Reserva de Australia (RBA, por sus siglas en inglés), del BCE y del Banco de Inglaterra (BoE). Los dos primeros ofrecen el mayor potencial para entender las políticas futuras.
  • El informe mensual estadounidense de nóminas no agrícolas será publicado el viernes. Dadas las revisiones en las cifras de desempleo, es bastante probable que el crecimiento en el empleo se ralentizará en el mes de marzo.

Fuente: Anyoptions