La permuta de la deuda griega fue una de las principales fuerzas motrices del mercado la semana pasada. Es fácil enfocarse en las pérdidas actuales por causa del impago, pero el auténtico peligro es la amenaza de contagio. Los titulares, tanto de los medios tradicionales como de los digitales, trataban de modo espectacular sobre el diferimiento de la crisis de la UE, o la daban por prácticamente resuelta. No obstante, queda en entredicho que los mercados acepten estas declaraciones durante mucho tiempo. La razón, en resumen, es que tener deuda bancaria o soberana de los GIIPS (Grecia, Italia, Irlanda, Portugal, España) se ha convertido en algo mucho más arriesgado. Significa que los costes de los préstamos para dichas naciones y sus bancos (y, posiblemente, para toda la UE), serán más altos para compensar el incremento del riesgo. Estas son las razones del incremento del riesgo: Un nuevo precedente para la definición de pérdidas “voluntarias” Ahora existe un precedente poco realista y muy peligroso para lo que significa “voluntaria”. La nueva y engañosa definición se puede utilizar para evitar declarar impagos de los bonos en el futuro. Más de un 80% de los tenedores de bonos aceptaron “voluntariamente” una pérdida de hasta un máximo del 90%; obviamente, porque la alternativa era una pérdida del 100%. Eso convierte la permuta del bono en voluntaria, igual que si se obtuviera una confesión bajo la amenaza de tortura. Las probabilidades de que funcione el CDS (credit default swap o permuta de riesgo crediticio), actuando como seguro de los bonos, son menores actualmente. Ello significa que, ahora, los bonos soberanos conllevan mucho más riesgo. Este precedente puede revertir en contra de la UE porque los mercados de bonos ven ahora un riesgo mucho mayor en los bonos soberanos GIIPS -y cualesquiera otros que se crea tienen riesgo -y demandarán mayores rendimientos en el futuro. En julio de 2011, vimos lo rápido que se adaptaban los mercados crediticios al aumento del riesgo de pérdidas, cuando la UE cambió las reglas a mitad del juego. Hasta julio, los mercados de los bonos asumían en gran parte que la UE nunca repercutiría las pérdidas en los tenedores de bonos GIIPS. Cuando lo hizo, los rendimientos de los bonos soberanos GIIPS subieron. Además, los bancos de la UE sospechosos de estar expuestos a estos bonos tuvieron que pagar más por los préstamos interbancarios (eso, si podían conseguirlos). Por último, por primera vez durante la crisis, los bonos del estado de Italia y Francia empezaron a subir conforme el contagio llegó oficialmente a las principales naciones que aportaban los fondos. Posibles recortes para otros tenedores de bonos GIIPS Contrariamente a lo que declaran algunos de los líderes europeos, no hay razón para creer que los recortes en los bonos griegos sean un acontecimiento único, tanto para Grecia como para el resto de los GIIPS. Es muy probable que ya sea tarde para que los tenedores de bonos tanto de España como Portugal puedan evitar una caída similar. Puede que Italia e Irlanda puedan evitar los impagos, pero es dudoso que dispongan de motivación suficiente si se repite lo anterior. También hay que considerar los efectos de la subida de los costes de los préstamos debido al impago de Grecia. Incerteza por causa de riesgos desconocidos provenientes de terceras partes Las pérdidas de Grecia ponen a terceras y cuartas partes en riesgo de insolvencia. La sola incerteza ya puede ser suficiente para congelar los mercados de crédito.

Otras fuerzas motrices del mercado de la semana pasada

 Informe sobre el desempleo en los EE.UU. y otros informes preliminares relativos Por tercer mes consecutivo, aumentó la creación de empleo en EE.UU. en 200.000 nuevos puestos de trabajo. Es una cifra ligeramente superior a la esperada, pero combinando la revisión al alza con las espectaculares cifras de enero (de 243.000 a 284.000), se confirma una reacción al alza. China, los datos de la UE y la resistencia técnica promueven la retracción de lunes y martes Los desalentadores datos de China y la UE, junto con algo de resistencia técnica, hicieron descender los mercados mucho antes esta semana. Se vio un repunte durante el miércoles, probablemente causa del creciente optimismo sobre un acuerdo con Grecia y los informes sobre el desempleo en los EE.UU. Este repunte dejó a la mayoría de índices con una ligera ganancia en el conjunto de la semana. Los informes de que el Banco Popular de China (PBOC) podría reducir los requerimientos de reserva de las entidades crediticias (liberando así efectivo para los préstamos), ayudarían a relanzar los mercados el jueves; particularmente en Asia

Semana próxima

 El riesgo del impago de Grecia es una repetición del contagio de julio de 2011 En julio de 2011, los porcentajes de los bonos soberanos de Italia y Francia subieron y las acciones de los bancos de la UE se desplomaron después de que los riesgos del PSI (Private Sector Insolvency o insolvencia del sector privado) entraran dentro de los cálculos del mercado. La semana pasada, el impago de Grecia elevó de nuevo el riesgo de tener bonos del estado de la UE. Pronto sabremos si vamos a experimentar una repetición de lo ocurrido en julio de 2011. No deben perderse de vista las acciones de bancos de la UE (y considerar acortarlas) y los bonos GIIPS, los spreads y los bonos del estado. Posibles ganancias del dólar norteamericano (USD) Los acontecimientos en la Unión Europea, junto con la resistencia técnica en múltiples tablas de valores de riesgo, apoya el hecho de la inminente retracción de los valores de riesgo, lo que beneficiaría activos seguros como el dólar norteamericano. La semana pasada, el USD fue el que mejor funcionó, ya que tanto los yenes (JPY), como los francos suizos (CHF), fueron menos seguros dadas las intervenciones del banco central.

Fuente: Anyoptions