La caída de los rendimientos de los bonos italianos y españoles conllevó especulaciones de que el BCE estaba amortiguando las reglas para los colaterales, para que los bancos puedan utilizar los bonos periféricos como avales para comprar… pues bien: bonos periféricos adicionales. Ventajas – la razón por la que esto podría tener éxito, por lo menos a corto plazo, es que el BCE habría de incrementar la demanda por bonos periféricos, al financiar esas compras a tipos mucho más bajos, posibilitando así a los bancos obtener beneficios atractivos de la diferencia. ¿Acaso vale la pena por ese beneficio arriesgar una moratoria? Sí, en caso de que los bancos estimen que ocurra lo siguiente: bien que no haya un impago, o en caso de haberlo, los bancos sean compensados por sus pérdidas, rescatados, o salvados de las consecuencias de sus propias acciones por los contribuyentes. Desventajas – la solvencia de los periféricos no ha mejorado en nada, ni tampoco el riesgo de un impago griego, ni la ola de moratorias soberanas y bancarias que habrían de seguir. Por lo tanto ¿por qué habría de mejorar la confianza en la deuda de los periféricos? Sin una garantía permanente ante posibles pérdidas, es difícil suponer que los bancos sigan arriesgando su solvencia comprando bonos periféricos en las cantidades necesarias. Alemania se ha opuesto hasta el momento a pasos de ese género.

A continuación presentamos una breve lista de los promotores del mercado para la semana entrante. Reacción a la declaración de Fitch – tal como indicamos en la reseña del mercado anterior de que una reacción tardía al fracaso de la cumbre de la UE podría convertirse en un promotor principal del mercado, nos parece ahora que el anuncio bombástico de Fitch del viernes, de que no hay solución para la crisis de la UE (que citamos en la 1ra parte arriba), podría constituir un promotor dominante para la próxima semana que impulsará a bajas. Es la primera vez en que una de las principales instituciones lo admite. Solo resta que también los admitan uno o más líderes de la UE. Eso no ocurrirá hasta que los mercados lo hagan completamente obligatorio, dado que las repercusiones son tan amplias: nada menos que una crisis bancaria mucho más grande que la de Lehman de 2008, una renovada recesión/depresión global, y toda la inestabilidad geopolítica derivada de estos hechos. Especulaciones sobre el rescate sigiloso del BCE – los rendimientos de los bonos italianos y franceses que caen sin razón alguna han despertado especulaciones sobre el BCE, que ha conseguido revivir la demanda por los bonos periféricos mediante un programa de rescate sigiloso. Este hecho también podría afectar a los mercados esta semana. Eventos calendáricos – de no haber otras noticias en este terreno, los informes relacionados con las ventas de vivienda y bienes duraderos en EEUU se consideran como eventos claves.

fuente: anyoption