La semana pasada se publicaron una serie de artículos mencionando cómo los mercados crediticios están valorando las actividades para imprimir su propio dinero, otorgándoles un mayor grado de importancia en relación a otros fundamentales económicos. Hay que tener en cuenta que en el presente el Reino Unido tiene la posibilidad de recibir préstamos a un coste inferior al de Alemania, a pesar de la economía germana mucho más potente. La única explicación es que el Reino Unido puede imprimir su propio dinero para cumplir con sus obligaciones, y, a diferenciar de Alemania, no está expuesto directamente a la deuda de los periféricos. También cabe destacar: Lunes – la agencia Fitch rebajó sus expectativas respecto a la calificación crediticia de EEUU de neutral a negativa. La incapacidad del Congreso para detectar 1,2 trillones de USD en medidas de reducción de crédito constituye un escollo para que mejoren las finanzas fiscales de la primera potencia mundial. El dólar a penas reaccionó, ya que la agencia Fitch conservó intacto la calificación crediticia de EEUU en AAA (en comparación a S&P que le suspendió su perfecta calificación de AAA el pasado mes de Agosto). Martes – el nivel de ansiedad alcanzó nuevos niveles en Europa impulsó las primas de riesgo para los referenciales de 10 años a más de un 7%, y un periódico francés (a través de Reuters) dijo que podría ser que S&P descalificara el nivel de crédito de Francia en los próximos 10 días. Miércoles – El Banco Popular de China (PBOC) rebajó los requisitos de reservas para bancos en 50 puntos básicos para atenuar el bajo crecimiento, lo que confirma que ha pasado de ajustes a una política de facilitación.

Fuente Anyoption