A continuación detallamos los eventos promotores del mercado de la semana pasada:
Lunes y Martes: rumores sobre la ayuda del FMI a Italia
El periódico italiano La Stampa publicó rumores diciendo que el FMI (Fondo Monetario Internacional) estaba considerando proporcionar a Italia un préstamo de hasta 600 mil millones de euros. A pesar que el rumor fue denegado inmediatamente por el Fondo, los mercados registraron un rebote tipo “gato muerto”. Los activos de riesgo estaban por bajar, por lo que los tenedores de posiciones cortas estaban ya preparados para recibir beneficios ante el mínimo pretexto. Asimismo, los mercados estaban a la espera de buenas noticias, por lo que el mero rumor sobre una declaración de importancia bastó para cubrir los cortos e impulsar un rebote muy esperado tras las bajas consistentes registradas por los activos de riesgo. Mientras estos rumores constituyeron el foco de atención y motivo de las alzas del lunes, las noticias más importantes llegaron el martes.
El martes la UE aprobó los muy esperados 8 mil millones de euros adicionales para Grecia, lo que causó alzas significativas en comparación a las bajas cotizaciones del viernes. A no ser por ese último impulso de fondos en efectivo para Grecia, y sin soluciones en vista, se hubiese provocado en cuestión de días un incumplimiento de pago griego y una crisis global de banca peor que la del “momento Lehman”. Ese riesgo habría neutralizado el rumor de ayuda para Italia por parte del FMI.
Nótese que se trata de 8 mil millones de euros de entre los 12 requeridos solamente para realizar los pagos de deuda helena, a realizarse antes de finales de Diciembre de 2011. Esto significa que nos queda por lo menos una oportunidad más para otro drama de impago griego durante las próximas semanas.
Miércoles: un paso coordinado por parte del Banco Central para facilitar la liquidez de las entidades bancarias europeas.
Miércoles por la mañana: La Fed, BCE, Banco de Inglaterra (BoE), Banco del Japón (BoJ), Banco de Canadá y el Banco Nacional Suizo (SNB) declararon que habrían de bajar los costes del intercambio de dólares. El objetivo evidente de este paso era facilitarles los préstamos a bancos europeos sedientos de fondos en efectivo. Estos bancos reciben sus préstamos de bancos centrales, que por su parte toman préstamos de la Fed, razón por la que fue la Fed la que lideró este paso. En vista del temor requrido para realizar un paso tan drástico, había especulaciones de que por lo menos un banco de la UE estaba al borde de caer en el incumplimiento de pago.
Tal como muestra el gráfico diario de cualquier activo de riesgo de la semana anterior, este constituyó el evento principal de la semana pasada. Los activos de riesgo marcaron su salto más destacado en un solo día desde hace meses. Evidentemente, el paso fue puramente técnico, ya que los inversores asumieron que todos los demás estaban comprando activos de riesgo. Sin embargo, el EUR/USD no subió lo suficientemente y cerró la semana un poco más bajo que las cotizaciones registradas el miércoles, por lo que ha quedado como un pequeño rebote hasta que se muestre lo contrario.
Tal como subrayamos anteriormente, la razón por la que la banca europea está teniendo problemas de liquidez es que se considera insolvente cuando tenemos en cuenta el valor de los bonos periféricos. Como promedio, los bancos europeos tienen un apalancamiento de aproximadamente un 26:1, lo que significa que tienen 26 veces más de activos (préstamos pendientes) que su capital real. En vista de este apalancamiento, basta solamente con una tasa de incumplimiento de 4% para acabar con su capital y llevarles a la bancarrota.
Hasta ahora, Alemania se había opuesto a cualquier plan de ayuda que hubiese podido implementarse a tiempo para prevenir una crisis. Esto incluye una ampliación del rescate de fondos, eurobonos o impresión de billetes por parte del BCE para financiar compras ilimitadas de bonos que habrían de bajar las primas de bonos soberanos para los periféricos y otros. Cualquiera de las soluciones que se consideran en el presente abarca la posibilidad de que Alemania adopte nuevos compromisos en su balance a favor de los
periféricos. Al tiempo que Alemania sigue destacando la importancia de conservar la UE, sus pasos hasta ahora indican que no desea tomar acciones que perjudiquen su propia calificación crediticia. En resumen, el camino que tomó la Fed era la única posibilidad, mientras que los bancos centrales aplicaron una nueva postergación a corto plazo de la próxima crisis bancaria, pasos a los que los mercados reaccionaron.

Fuente Anyoption