Rebote técnico continuado que se acerca a la resistencia a corto plazo (hacia el 1200 para el  S&P; 9000 para el Nikkei, etc.) causado por:
La fusión de la banca griega: el segundo y tercer banco más grandes de Grecia, apoyados por un fondo de inversión de Qatar que inyectó un capital adicional de 500 millones de euros. Este paso fue considerado como una señal de estabilización del sector bancario griego (y que algunos consideren los bancos griegos como “bancos de ocasión” en lugar de una causa totalmente perdida).
Apoyo del nuevo fondo de rescate por parte del gabinete de la Canciller alemana, Merkel: que tiene ahora el poder de comprar bonos soberanos y abastecer así un apoyo adicional.
La esperada flexibilización QE3 aumentará los precios de los activos de riesgo, tal como ocurrió en QE2: a pesar de los dudosas ventajas a largo plazo de QE2, siguieron en pie esperanzas tras la declaración del viernes, de que se prolongará la próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) a fin de considerar todas las herramientas posibles para estimular la economía.

Los activos de riesgo dejaron atrás las ganancias de principios de semana, cerrando a valores más bajos. El EUR, que estaba bajando ya desde el martes, perdió la semana pasada más de 300. Se destacan 2 promotores principales que causaron la caída en los activos de riesgo.
Informes de empleo decepcionantes para EEUU: no se registró ningún puesto de trabajo en contraste a los esperados 75.000, lo que confirma los temores acerca de una desaceleración económica en EEUU y recesión de doble caída.
Creciente evidencia de que el rescate de Grecia está en peligro: tal como mencionamos arriba, Grecia no cumplió sus objetivos de déficit para recibir el siguiente tramo de fondos de rescate. Finlandia y demás países solicitan colaterales que Grecia no puede permitirse, y un fallo tribunal a tomar parte en la próxima semana podría limitar o recortar pagos de rescate adicionales por parte de Alemania.