Además de las cuestiones de la deuda tanto de EEUU como de la UE, otros motores del mercado de la semana pasada incluyeron lo siguiente:
Datos económicos globales – los resultados globales de la semana pasada con respecto a los datos más importantes fueron en su mayoría malos, con la excepción de los informes de empleo de EEUU del jueves, que fueron ligeramente mejores de lo esperado, lo que ayudó a los índices de EEUU a cerrar básicamente sin variaciones y a mantener las pérdidas semanales en su peor nivel desde 2008.
Los índices sufren las peores pérdidas semanales desde 2008 – la pasada semana se registró el mayor descenso de los activos de riesgo desde octubre de 2008, cuando comenzó la actual gran crisis financiera, y terminó con una bajada de los mercados en marzo de 2009. Por ejemplo, el Dow Jones perdió un 5,75% y el S&P 500 un 7,19%. La mayoría de los índices globales más altos pasaron de ser bastante positivos a ser muy negativos para el año 2011. Para apreciar la importancia de estos cambios de la semana pasada como se han mencionado anteriormente, es necesario comprender que hasta esta semana los activos de riesgo se estaban manteniendo bastante bien, y la continua regresión desde mediados del mes de mayo no parecía nada más que un retroceso normal del 10-15%. Por ejemplo, todavía estamos a un 12% por debajo de la subida de mayo, una caída que no se puede considerar dramática hasta ahora.
Sin embargo, la repentina y pronunciada inversión de la tendencia como la de la semana pasada es como una herida profunda, que lleva más tiempo curar, excepto con un nuevo tratamiento muy potente.

fuente: http://www.trade-on-binary-options.com/index.php?action=message&l=14&c=1840&m=1558&s=2707fef89e58d1695b130bce1394d16d